Ir al contenido principal

ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS

 


No puedo pensar en lo sorprendente y lo sencillo que resulta vivir casi siempre: se vive sin querer y a pesar de no ponerle demasiado empeño al asunto la mayor parte del tiempo.

No puedo pensar en lo frustrante que será el día que descubra que ya no hay más créditos ni más monedas y ya no me queden vidas de gato ni de nada que resucite aunque sea de mentira.

Recuerdo haber pasado por todos los cuentos que pensaba pertenecían a otros personajes y disfrutar de cada una de sus victorias y también sus derrotas de cuento.

Agradezco los maquillajes en los morados que me quedan fruto de todas esas  peleas imaginarias que mantuve inútilmente con cada uno de los fantasmas a cuyas sábanas me así con la desesperación de las últimas oportunidades.

Me quedo con el agua. El agua siempre limpia, refresca, calma y sirve para hacer infusionar el té.

- ¡Que le cooooorten la cabeza! - dijo la reina.

Y yo me retiré el pelo de la nuca y me puse a cuatro patas, las de morir, se entiende, que no las otras cuatro patas que son mucho más divertidas. Recuerdo el filo brillante y el sonido al ser afilado. Recuerdo, recuerdo, recuerdo... no me quiero olvidar de ninguno de los resuellos que pugnaban por ser rezos como si fuese posible que algún dios inexistente escuchara mis plegarias. Nada. La saliva de vacaciones y la boca seca en el adiós que resultó ser un "hola" tras otro, tras el conejo, acariciando un gato y besando de forma apasionada al sombrero que ni era tan viejo ni tan sombrerero pero si que estaba loco de remate, aunque fuera por mi, pero loco del todo. Desde ese día me quedo los cuerdos que no llevan cuchilla de atravesarte el alma de parte a parte para que se te caiga su contenido sobre los zapatos "merceditas".

He comprado correa nueva para el animalito ese al que tengo que alimentar cada día. Ese con nombre de silencio que te trepa las pantorrillas mordiendo y clavando las uñas como un cachorro de gato hambriento al que se le ofrece desde lo alto un boquerón frito. En la correa he grabado el nombre del destino y he puesto un clavo detrás de la puerta para ponerla ahí y no perderla,  a la correa, no a la bestia, que no puedo perderla porque habita dentro de mí.

Dice el bobo del ascensor de la mañana que si pirulas que si hormonas. Como si al tiempo se le pudiera embridar. Como si yo tuviera tiempo o ganas de hacerlo. 

Y ahora toca coger un tren que vaya despacio, que para prisas ya las hemos perdido todas a la ruleta trucada del casino de "estoy hasta los cojones de tanto bregar para tan poco lustre".

Pues eso: que Perséfone ha vuelto a casa.


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL BESO DE JUDAS

Según los Evangelios, en el año 33 de la era cristiana, Judas Iscariote delató a Jesús de Nazaret en el Huerto de Getsemaní mediante un beso. Este momento ha sido representado en diversas manifestaciones artísticas, mientras el beso ha simbolizado tradicionalmente a la traición. En las obras de arte se representa a Judas dando un beso a Jesús en la cara, cuando lo cierto es que el beso tendría que ser en la mano, pues era costumbre besar a los maestros en la mano. En el apócrifo Evangelio de Judas se da una versión gnóstica de la historia, según la cual fue Jesús quien pidió a Judas que le traicionara: “Tú los superarás a todos ellos. Porque tú sacrificarás el hombre que me cubre (...). La estrella que indica el camino es tu estrella (n. 56-57)" (Wikipedia) A mi, me mola más la segunda versión. No es por nada, es que la veo con mayor proyección. ¡Que decir!, rarezas mías. Expediente B.J (Beso de Judas). Pues anda que no hay... todos y cuando digo todos lo digo con la cert

SÚCUBOS

"El súcubo, según las leyendas medievales occidentales, es un demonio que toma la forma de una mujer guapa para seducir a los hombres, introduciendose en sus sueños y fantasías, para tener relaciones con ellos. De esta manera, absorben la energía del hombre para mantenerse, y a menudo, llegan hasta tal punto, que los enferman condistintas dolencias físicas y espirituales, y hasta pueden dejarlo agotado o incluso matarlo" (Bendita Wikipedia). El Oráculo siente deciros que el súcubo no solo no ha desaparecido, sino que ha evolucionado velozmente hasta adaptarse a estos tiempos que corren. Ya no está limitada ni su condición de género (los hay masculinos y femeninos) ni la naturaleza de sus víctimas. Yo he visto súcubos tan cerca que su agrio aliento me ha llegado a marear. Lo peor del súcubo es ver el deterioro, a veces imparable, que provoca en sus víctimas. Apreciar como se van apagando como flores marchitas aquellos/as que otrora rezumaron bondad, alegría o chispa vital,

QUADROPHENIA

Se me abrieron los ojos de golpe. La Vespa de Jimmy por el acantilado y "As de Oros" resulta ser un simple botones . Fue una liberación. Nada es lo que parece y cuanto mas te lo hacen venden , menos es. Inventé un síndrome (de forma completamente irresponsable) y le puse " Quadrophenia " y desde entonces lo he diagnosticado sin cesar (de nuevo de forma irresponsable). En ocasiones buscamos verdades que son mentira y nuestro propio narcisismo nos impide darnos cuenta de que son de barro los pies de los ídolos que veneramos. El desencanto llega tarde o temprano y se convierte en una lección de vida. Adentrarse en la treintena que cuarentea adoleciendo el síndrome Quadrophenia es una apuesta segura a la autodestrucción . El tratamiento ideal para la dolencia incluye hostia tras hostia de realidad hasta recobrar el buen juicio. Te das cuenta de que eres un gilipollas cuando ves lanzarse sobre lo que abandonaste por no ser lo suficientemente bueno a aquellos qu