viernes, 30 de enero de 2009

AEROBIC LABIAL


Los besos están sobrevalorados.
La mayoría saben a cartón piedra.
Otros laceran, o matan o peor, no se dan.
La mayoría no llegan,
Se pierden en la valija diplomática que los pasea
y se evaporan porque su base alcohólica.
También el amor lo está (sobrevalorado)
Los poetas son estafadoresa a jornada completa.

Amor y besos
Mortadela y queso de sandwich.
Me han tratado el neuroticismo
(un supuesto especialista)
Cocaína diluída en leche para encalar los malos sueños.

Nota pos-it:
Matar a todos los mensajeros

El jaguar que camina a mi lado me lame las botas llenas de polvo.
Entre nos, no es polvo, sino ceniza.
No me preguntes por aquellos que he incinerado,
Seguramente no te gustará la respuesta.








lunes, 26 de enero de 2009

DE LAS CENIZAS


y como Ave Fénix, resurgir de las cenizas....





Me siento viva. Plena. Como si acabara de nacer. Mi piel, otrora escarchada, ha recuperado su elasticidad y ahora todo cobra sentido. Mi mente está preclara. Las conexiones que se me antojaron surrealistas ahora parten de la lógica de la razón pura. Los vapores de la sima sobre la que se alza mi templo, me han dado la clave; nunca una frase por mi tan trillada tuvo tanto sentido:


"Aunque el valor que se encierra en tu pecho desde allí da voces, óyeme a mi, que yo se que todo es guerra".


A toro pasado todos somos Manolete. Ahora resulta que lo que este humilde Oráculo ha tardado en descubrir una vida y media, los demás lo sospecharon desde el primer segundo. Yo les miro y les reclamo: pues si tus sospechas me hubiesen sido manifestadas, todos nos habríamos ahorrado mucho dolor y mucha incertidumbre.



He salido del río completamente desnuda. La corriente fría se ha llevado la pátina de desconcierto que falsamente me abrigaba. Escurro mi pelo como si fuese un trapo... las gotas caen de los mechones oscuros y cierro los ojos mientras el mundo late dentro de mi. El sol apacigua los restos de mi ira y de mi desconcierto. Ahora sólo queda conocimiento, sabiduría y experiencia.


La invisibilidad es posible. Ahora nadie me la podrá arrebatar. Tengo la conciencia como un cuaderno por estrenar. Es una sensación tan brillante como desconocida y he de aprovecharla porque seguramente será efímera. La intensidad es un grado que se pierde con el uso. Voy a disfrutarla antes de que se me despeluche.


martes, 20 de enero de 2009

APRENDIZ DE MAGO


Hocus Pocus. Muevo las manos pero no ocurre nada. La magia es una mentira como otra cualquiera, como Dios, como los Orcos, como San Pedro y San Pablo, como el altruismo. Mentira cochina. Esta mochila lleva piedras gordas. Piedras de las que sobresalen en las corrientes de los ríos. Piedras que me lastiman la espalda, que me dejan sin resuello. No puedo respirar. El aire me quema la traquea al entrar y al salir. La saliva me escuece justo en el límite entre el alma (que también es mentira) y la cordura (que no existe). No puedo cargar más tiempo. Voy a caer, a clavar mi rodilla en la tierra y no volver a alzarla.



-Mira que noche más bonita hace.
- Si, al final se ha quedado buena temperatura.
- Si, para ir a la piscina.
- No he dicho eso...
Beso.
- Jajajajaja. No me has hecho la cobra.
- Has jodido un momento mágico.
- Ya, pero es que la magia es mentira.
- Y tu un gilipollas.
- Ahhhh... no me has podido rechazar!.
- ¿Lo hubieses preferido?.
- Ummm no.
- ¿Entonces?.
- Ahhhh... no me has podido rechazar!.


No se cuando me equivoco. No se la fuerza con la que restalla mi látigo. No se cuantas bajas quedarán por el camino. ¿Por qué soy yo tu Oráculo si ya no me quedan consejos puros?.

Sicarios de plastilina. Corredores sin dorsal que cruzan metas aereas. Déjame dormir con mi pijama 100 % algódón. Mañana me pondré el cuero negro.






miércoles, 14 de enero de 2009

FUNDE A NEGRO



El frío ha congelado tus ansias de ser feliz. Lo huelo. Lo siento. Áspera lija que te arranca todo lo bueno que yace en tu pecho. Intento echar sal que descongele las heridas, pero sólo consigo que el escozor aumente. No quiero dañarte. Quiero ser un bálsamo, pero es que no me sale. Aunque no lo creas, mi lucha de hoy es evitar que el desaliento borre tus colores. ¿No te dije que no merezco menos que la Gloria? Pues la Gloria bien vale el riesgo de morir en el intento, ¿no?. Tengo una espada que apenas puedo abarcar con mi mano de princesa pequeña, pero te prometo que voy a golpear con furia el escudo que me protege. No descarto que la lejanía me devuelva no sólo el eco, sino el seco retumbar de otros golpes en otros escudos ajenos, que cimbreando el aire digan "eh!, que yo también se el nombre del guerrero de la luz!. " Mientras te voy a contar algo:

Subíamos los 3 en el teleférico. Ellos eran muy pequeños, apenas 9 o 10 años. Uno hablaba sin parar y el otro, callado, miraba la montaña helada sin prestarnos atención.
- De algo habrá que hablar.- Dijo A.
- De lo que quieras - contesté.
- ¿Tu qué eres, una chica o una señora?- preguntó A.
- Depende de lo que consideres una chica o una señora - respondí sonriendo.
- Pues una chica es joven - repuso A - como hasta veinte o así, luego ya son señoras.
Me guardé la carcajada que me salía.
- Pues entonces soy muuuuuuy señora - le repuse.
- Que raro - me dijo A contrariado - tienes voz de chica y llevas un casco negro muy chulo. Las señoras llevan gorro.
- Las chicas y las señoras tenemos la voz muy parecida. El casco es una cuestión de prudencia.
- Ah vale... - asintió A.- Señora, ¿podemos ir un rato contigo?, hace mucho viento y mi hermano no esquía muy bien.
- Pues claro, pero las señoras vamos despacito- le contesté.
- Pues mejor - contestó A.

Y entonces entendí que nunca hay que perder la esperanza. Quedan muchos reinos por conquistar.
La batalla está por librar. No deja de nevar. Funde a negro.

martes, 13 de enero de 2009

PINTURAS DE GUERRA


Me niego a llevar jersey con pelotillas, después de todo, soy el Ángel Caído y no merezco menos que la gloria.
Esta mañana he dado un consejo que he tardado 20 minutos en violar en mis propias carnes. Que me gusta a mi abrir una y otra vez la caja de Pandora para ver como se escapa toda esa bilis de a poquitos. Cuanto antes admita mi condición de puta de los infiernos, antes podré asumirlo con naturalidad.


Por cierto: lo que me faltaba por oir, las teorías de aquellos (lo peor es que no son aquellos, sino aquellAs) que se preguntan si es o no profesionalmente correcto venir maquillado a trabajar. Pero, ¿nos hemos vueltos locos o que?. ¿Acaso la libertad ansiada no es más que un ser que tiende a devorarse a si mismo?. Ahora resulta que tengo menos credibilidad laboralmente hablando que otra mujer que no se maquilla. ¿Que es lo siguiente?. ¿Todas rapadas al cero para no lucir melena?. ¿Mono sin forma para que no se nos vean las curvas, las lorzas o lo que sea?. Lo que digo. Locos perdidos. Yo, por mi parte, seguiré sacando a pasear el látigo de siete puntas de mis pestañas con rimmel cada vez que me plazca, y aceptaré las rosas rojas, aunque sean 25, que me quieran mandar y lloraré cada vez que Scarlett O´Hara se desparrame por las escaleras de Tara. ¿Sabéis por qué? PORQUE ME DA LA REAL GANA. Y el/la que quiera guerra la tendrá.

Dicho lo cual: Ojo lo que me gusta a mi el ángel caído, jodido cabrón que destempla el ánimo en el Retiro madrileño. Aquellos que alguna vez lo visitaron saben de lo que hablo, los que no tuvieron esa suerte, visita obligada. Escondido, apenas formulado dejándose querer, admirar, temer sin bajar la vista un sólo instante. Yo de mayor quiero ser un ángel defenestrado. ¿Quién en su sano juicio prefiere sentarse a la derecha del padre?.
Entre tanto no me resigno a dejar de gustar, fundamentalmente porque la primero a la que gusto es a mi misma.

lunes, 12 de enero de 2009

THE RETURN


Pensé el 26 que regresaría el lunes 30 y mira, no he vuelto hasta hoy.
Esta gripe, ansiada gripe que pensé que me daría la Patente de Corso para no menearme de la cama y dormir y dormir hasta que no hubieses mas sueños que soñar... Ilusa de mi: eso era antes de la pequeña ciruela, antes de la rutina y el cansancio de los que en otro tiempo me hubiesen cuidado. El descanso, el cuidado, se me antoja ahora una quimera de imposible alcance.
Y luego las "vacaciones" cuajadas de remordimiento por abandonar al tercero que no por ser tercero es el menos importante. Eran sólo tres días pero me dolieron desde el primer segundo. Tres días en Sierra Nevada para descubrir que me canso más, que las pendientes pronunciadas me asustan cuando antes me encantaban. Tres días en que la comida me sabía a tierra y el sueño a hielo masticado.
Al hotel le faltaba Jack Nicholson con un hacha para ser el evidente. En la bañera de "Psicosis" me dejé morir esperando que el agua me llegara a la nariz. Dejar de respirar un instante y oir el propio corazón latiendo cada vez más deprisa por la falta de oxigeno. Extraño placer doliente.
De vuelta a "El Resplandor", puertas chirriantes, frío polar, pasillos que daban mucho, pero que mucho susto y sobretodo la ausencia de la pequeña ciruela que no estaba para mitigar con su guerrero el extraño silencio que nos acompañaba. Lo peor, las conversaciones de ascensor: cuanto mal hacen. "Parece que refresca", "pues si.... " Y de repente una araña de las gordas. ¿Pero esos bichos no son incompatibles con el frío polar?. Ahora que lo pienso, creo que llevaba leotardos y gorro de lana.

Propósitos de enmienda: este año no demasiado osados. Tirar que no es poco. Este va a ser el año de la gárgola... mirar sin ser vista. Mimetizarme con el entorno, respirar bajito para que nadie sepa que vivo, que existo, que sueño, que estoy dispuesta a dar guerra hasta el fin de mis resuellos. Quiero ser invisible. Me propongo conseguirlo antes de Semana Santa. Ese es mi reto.

El Oráculo de Delfos ha hablado.



Se ha producido un error en este gadget.

Océanos

Océanos
Los sin fondo