sábado, 31 de octubre de 2009

LA LEYENDA DEL JINETE SIN CABEZA



Pues sin ir más lejos, hoy es Halloween. Está mal visto sucumbir a costumbre sajonas, pero es que me resulta más excitante esto que ir todos los años a sacarle brillo a las letras de las tumbas de los que nunca me dejan y a los que nunca abandono porque caminan a mi lado.

Me he pintado la cara de blanco y unas oscuras ojeras han adornado mis ojos. Un gorro de bruja, picudo, picudo, y la pequeña ciruela verde a juego. Han llamado montones de niños a la puerta y a todos les he dado monedas de chocolate. Si : he sido convencional. Y ahí no acaba la cosa: como cada año me sentaré en el sofá con un buen vino tinto para ver "sin cortes" la peli  "Sleepy Hollow" . Realmente la leyenda del hombre sin cabeza no tiene que ver con la tradición e Halloween, (para curiosos, consultar wikipedia), peeeero, ¿quién se atreve a quitarme ese placer?. ¿Serás tú?. Pues cuídate de que al alba tu cabeza se mantenga sobre los hombros... igual te mando al jaguar, que no tiene espada afilada,  pero si garras fieles. Sacadle las tripas y el regusto a la noche de difuntos, pasa en un suspiro.

martes, 27 de octubre de 2009

KARL LAGERFELD CHOCHÉA




Pues claro que chochéa. Es mayor y se ha metido mucha cochinada en el cuerpo para apuntalarlo. ¿Quién le puede tener en cuenta esos comentarios acerca deque "no frabrica por encima de la talla 36 porque por encima de esa talla todas son (somos) obesas", o que las mujeres que le critican son (somos) unas  "amargadas que comen chucherías sentadas en un banco del parque". Pero, ¿no véis que es una persona mayor, muuuy mayor?. Y aunque la regla dice que la sabiduría se alimenta de la experiencia, por lo que nuestros mayores son sabios a los que debemos tener muy en cuenta, también es cierto que todos podemos sufrir en nuestra vejez episodios de demencia. ¿En serio no le tenéis un tanto de piedad?. ¿Acaso no os da una pista sobre la solvencia de sus comentarios ese disfraz de playmobil "Nochevieja" con el que se paséa?. 

No creo que el pobre hombre sea responsable de herir la sensibilidad  de montones de personas en el mundo. Creo que la idea desafortunada parte de los medios de comunicación y de la desmedida difusión que se le ha dado a la sarta de tonterías que se le han escapado por la boca al pobre señor. Mi abuelo (que por ende tendría, de vivir,  la misma edad de Lagerfeld), decía marranadas a las mozas que pasaban por delante de su puerta en el final de sus días (entendamos por marranadas cosas como "vaya culo mas bien puesto" o "si no fuera por estas dos muletas te iba a dar yo a ti lo tuyo"), pero nadie se ofendió, porque mi abuelo era un señor mayor algo demenciado y que no lo hacía con ánimo de ofender, todos sabíamos que sólo quería llamar un poco la atención antes de que un fallo multiorgáncio lo devorara (aunque al final secillamente se lo llevó la muerte).

Yo sólo pienso en el pobre señor Lagerfeld, recien levantadico por la mañana, con su albornoz de a 5000, en su mansión fastuosa, solo, ante el espejo, mirando las marcas de los pespuntes que le ha dado y que sin maquillaje cantan por soleares. Enfrentado a sus ojillos que ya no ven, a su piel  sin fotoshop, a los pelinos sin sesión de peluquería. Las canillas, las rodillas caidas, que ya no hay Dios que las levante y el baluarte masculino mucho menos triunfante, sin duda. Se me cae el alma sólo de pensarlo. Ese amante pagado entre las sábanas en las que seguramente alguno de los dos ha fingido. Qué tristeza.

Yo también arremetería contra las personas normales, aquellas felices sin artificio y que no necesitan una cohorte de lacayos para sentirse valiosos. Si no lo hiciera así quizás podría caer en la tentación de sentirme un personaje de cartón piedra.

Respetemos al Sr. Lagerfeld. Lamentablemente no todos consumiremos sus productos, bien por tamaños inadecuados a nuestras necesidades o por precios estupidamente inflados (a mi es que no me gusta que me atraquen, que tía mas rara soy).

Y por encima de todo: No le demos demasiada importancia a sus declaraciones. TODOS SEREMOS MAYORES Y TENDREMOS MIEDO A SER OLVIDADOS Y A FALTA DE SABUDIRÍA TIRAREMOS DEL ESTUPIDIARIO.

lunes, 26 de octubre de 2009

A MEDIO GAS



"Press here"

Los pulmones a medio gas. Sin resuello. A pedales contrariados. No me llega la piel al cuerpo desde que en sus ojos veo el conformismo que no se le puede presuponer. La certeza de su magnífca calidad me duele de tanta grandeza. Estalla contra mi pecho y ya no cabe nada dentro: de aire ni hablamos. Disparos de sal que se clavan en la carne. Bocados de bestias anhelantes de vida. ¿Y que puedo hacer?. Poca cosa, contarle un chiste, un beso en la coronilla, respirar el olor a niño puerquito, a lapiz con gomas atrás, a plastidecor y a castigo sin natillas si no te acabas las judias verdes.
Quince y bajando.
Catorce y bajando.
Trece y bajando.
¿Doce es el viernes?
Si, pero de la semana que viene.
Goteo con suspiro anexado.
Suspira otra vez. Llora lágrimas luminosas para que yo me las beba ansiosa.
La injusticia camuflada en su nariz altiva y en el chocolate de su mirada.
"¿Podré viajar a París con diecisiete años para ser mosquetera del Rey?"
"Nadie podra impedirlo".

¿Y yo?. Sólo sé contar de quince hacia atrás sin gracia alguna.

jueves, 22 de octubre de 2009

GIRA Y VOLTEA



Gira y voltea, enajenación divina del genio creador.
Mis palmas no alcanzan para proteger al mundo del Sol abrasador. Ni tan siquiera consigo una mínima sombra sobre los ojos que tengo guiñados por el brillo.
Calma chicha. Pica, repica el astro brillante amarillo pálido en el cielo silencioso que abofetea a los insectos grandes y pequeños.
Se acerca.
Gira y voltea.
Sobre si mismo. En puntas. Gira y se acelera. Toma fuerza, inspira con fuerza y se acerca. ¿Quién le pone bridas al viento?.
La tormenta no se divisa, pero está.
Como plantas a nuestro cuidado cuyo riego postergamos inconscientemente, así estamos matando lo bueno que hubo. Las flores más hermosas son las que más cuidado requieren, aunque bien podemos mentirnos y manifestar que no son feas las malas hierbas que proliferan en lo que antaño fueron vergeles.
Las Tablas de Daimiel se han muerto por la avaricia de los hombre y los grupos en los que se asocian para disimular la culpa. El infierno ha abierto sucursal donde antes la vida olía a limo fresco y a escamas de peces de agua dulce.
Hacemos un puente de madera, la llamamos pasarela. No lleva a ningún sitio. Millones de euros invertidos en polvo absurdo.
- ¡Pero si no hay patos!.
- Cierto, cierto - contestará el responsable algo nervioso - ¿Pero que me dice de la pasarela de madera y el observatorio mimetizado con el entorno?.
- Pero, es que no hay nada que observar.
- Bueno, bueno... si nos vamos a poner picajosos.

Gira y voltea la tormenta que arrasará lo bueno y lo malo y que pondrá el contador a cero . Tristemente, no estaremos invitados al evento.

miércoles, 21 de octubre de 2009

AQUI ESTOY


Pues no me veas pequeña, porque no lo soy. Soy tan grande por dentro que tiendo al infinito.

Estas pierna de poca alzada son columnas.^¿Y tú?. ¿Puedes decir lo mismo?.
Eres grande, fuerte, poderoso, pero soy yo la que te sujeta una y otra vez, la que te alza tras hincar la rodilla en el polvo del camino.
Este brazo mío no parece gran cosa. Es un brazo recio pecoso y con vello rubiáceo. Pero nunca olvides que ha sido este brazo mío sobre el que has llorado todas las veces del mundo y las que vendrán, porque si algo tengo claro en este momento, es que mi tesón es mayor que tu desgana, y que me anclaré con fuerza en este monte perdido para que puedas lanzarte al vacío sin estrellarte, porque estás unido a mi cintura por este cable invisible que todo lo puede.

Yo no soy una sirena de cabellos dorados.
Tampoco una ninfa flexible indolente en tu regazo.
Yo soy la que se sube las mangas de la camisa y te dice: ¿Por dónde empiezo?.

Estos son también mis pies. Un 37 sin pretensiones. Blancos como la nieve, eso si. Pues estos que miras de reojo son los que recorrerán todos los laberintos hasta llegar a tu lado.

Soy la que espanta los fantasmas que duermen bajo tu cama de cerezo.

También la que te limpiará los mocos si se te acaban las fuerzas y las mangas.

Soy muy poco para ti ahora.

Mañana mi nombre será tu almohada y mis ojos tu sueño reparador.

Protesta cuanto quieras. Quererte es mi empeño mas tonto, pero empeño al fin y al cabo.

martes, 20 de octubre de 2009

CASTIGADA SIN POSTRE



Me he castigado sin postre. Es que me lo he ganado a pulso porque he de reconocer que se me va la mano de mezquina con mas frecuencia de la que debiera y como no me entra el remordimiento pues ala, contra la pared, a la cama sin postre, el finde no salgo y me quedo sin paga.

En otro orden de cosas: Acabo de oir que una editorial a convocado un concurso literario cuya temática sería "la noche que murió Berlusconi". Tentador...

Me he enroscado en el sofá, junto al fuego. Gata despeluchada en chandal y zapatillas que deja el brillo colgado del perchero de la entrada. Ovillo de lana rojo. Agujas gordas, gordísimas. Plic Plac, plic plac. Punto bobo. Es que no hay mejor manera de pensar. Plic, plac.


Lista de pendientes:


El color magenta.
Como pulverizar los besos perfumados sobre la nuca de una bestia dominada.
La distancia de un chicle estirado ha de ser suficiente.
Elegía de los pasos vacilantes.
Máster en sombreros puntiagudos.
Smoke on the water o de como convertirse en Medusa.
Aprender a callar so pena de amputación de la lengua.
Dormir.
Halagar más a aquellos que me despiertas admiración y quitarme menos pelusas del ombligo.
PD. Una vez decidida a retornar mi carrera como superhéroe (bueno, superheroína) me tengo que poner en firme a buscar la capa. Si no recuerdo mal está con la ropa de invierno, en el altillo.


lunes, 19 de octubre de 2009

PASTA GANSA





Ojo la pasta gastada en chorradas. Ojo de verdad. Ojo la importancia que le damos a lo absurdo por el mero hecho de que, como trepadora invasiva, el ente se haga más y más fuerte aunque no sirva ya para nada. Ojo el dineral en publidad innecesaria para servicios innecesarios destinados a gente inexistente proclamados por aquellos que un día creímos útiles y que se resisten a caer solo para conservar el sillón calentito y comodito en el que se sientan. "Departamento encargado de la acogida a personas verdes con puntos amarillo". ¡Coño!, resulta que no hay personas verdes con puntos amarillos. "Ahhhhh, pero yo soy experto en acogida a personas verdes con puntos amarillos y me resisto a marcharme porque el dinerito que me pagan es muy rico"... Ya.. pero es que las personas son rosadas, o amarillentas o marrones, desde el clarito al oscuro casi negro... "Ahhhhh, pero eso no es importante, lo importante es que toda mi familia es experta en gente verde con puntos amarillos y nos gastaremos mil millones de yenes, que diría Sin Chan, en publicidad nuestro servicio exclusivo"...


Dios Santo... ¿ES QUE NO HAY NADIE QUE LE GRITE AL EMPERADOR QUE VA DESNUDO?.

DRAGÓN QUE DUERME




No atiende a razones.

Bestia rencorosa, sucia caprichosa que se enroca con el alminar de mi cautiverio, desbaratondo una y otra vez la jugada maestra.

Ha cerrado los ojos sin darme opción.

El suyo es pellejo viejo, curtido en las batallas ganadas en otros lugares que no son el mío y que, por tanto, no responde al castigo de mi espada de madera.

Cae en el profundo descanso del que despertará, sin previo aviso, justo en el momento en el que me haya acostumbrado a la placidez de su sueño.

Se alimenta de la tinta de mis venas que brotan del venero de mi sentido común que, curiosamente hoy, se ha declarado en huelga.

Son mis plegarias susurro en su sueño y el batir de sus alas el tañido de las campanas que en ocasiones tocan a muerto en mi honor.

Ha nacido tantas veces como ha sido olvidado siendo yo el fanal del que brota su negro fuego.
Nunca le dije que le iba a querer toda la vida, pero creo que me lo leyó en la frente. Tanta transparencia acabará por matarme.


Y mientras tanto Dios sigue apagado o fuera de cobertura. Guardaré mi rezo en el borrador hasta su regreso.

viernes, 16 de octubre de 2009

DESDE COLUNGA


- ¿Yo en Colunga?, ¡ya quisiera!.
Pero los bucles se tornean una vez más pintando a bastos bien en la Villa, bien en Colunga.
- Traeme algo - le pediste.
- Si, un cacho piedra - contestó el muy bobo.
- Bueno, preferiría queso de hoja, pero un cacho de piedra está bien.- Y te encogiste de hombros.
- Date tiempín.- Te digo.
- ¿Para qué?.- Me contestas.
- Para no darle otra vuelta al bucle.
- ¿Y qué si no?.- te vuelves a enconger de hombros.
- Pues también es verdad. Otra vuelta tampoco va a matarnos.
- Parecemos los pimpinela.
- Si, en versión Astur, no te jode- me río.
Y gira sobre sus punteras las bailarina del cantábrico. Gira sin demayo sobre el rizo de la ola. No tiene ánimo de parar, aunque llegue el lunes, así que tu verás.
"¿En Colunga yo?, ¡ya quisiera!".

martes, 13 de octubre de 2009

RATAS

Eva no sabía como decirme, pero llevaba yo varios días que le barruntaba la desazón. Me miraba y me decía.. "¿qué te iba a decir yo?" y yo me daba la vuelta en la silla hasta enfrentarla con un "tú dirás..", pero no me decía nada.
Hoy la conversación ha empezado como siempre: que qué tal el finde, que si aquí que si allá. No sé, un poco de todo pero nada de mucho y hemos caído en el tema del mal ambiente que hay en el otro centro, el antiguo, donde trabaja el grupo mayoritario del equipo. Que si menos luz, que si todo el día a la gresca, que por qué esa grima y esa inquina que todas parecen brindarse como la única forma de relación posible. Y un silencio incómodo se queda flotando entre nosotras hasta que muy bajito me comenta:
- Y ruidos... por la tarde, cuando me quedo sola a eso de las seis, pues que escucho ruidos raros en el despacho del Presidente.
Y yo sonrío porque de nuevo saltó la liebre.
- No, no es en el despacho del Presidente.
-¿Cómo?.
- Los ruidos - le explico - que no son en el despacho del presidente, sino en el archivo, el del ventanuco que da arco de la calle mayor.
- ¿Cómo dices?- pregunta ella sin comprender.
- Que si, que los muertos, los de la dictadura, los que cayeron en el calabozo en el que terminaron de ajusta cuentas los que no tuvieron bastante con la guerra, pues esos están todos ahí.
Eva no da crédito.
- Estás de coña.
- No, yo no. Además, eres tu la que escuchas ruidos.
- Ya, pero yo me refiero a ratas.
- ¿Has visto cosas mordidas por ahí?.
- No.
- Pero has escuchado ruidos.
- Si.
- Pues verás cuando llegue el invierno y la noche llegue antes. Es como si madrugaran.
- ¡No jodas!.
Sonrío.
- No, ni yo ni ellos. Sólo están ahí los pobres esperando que les dejen en paz, y nosotras venga fotocopia, venga expediente. Así no hay quien descanse en paz.
Eva me mira con los ojos como platos.
- Broméas.
Silencio y sonrío.
- Pues claro... son ratas.
- Lo sabía, ¡ que asco !.
Mejor asco que miedo, ¿no?.

sábado, 10 de octubre de 2009

INSTANTES


Coleccionistas de instantes. Ese y no otros menesteres son a los que debemos dedicar nuestra existencia. Este fue en "La Caleta" (Sin Bond, James Bond). Quedaban 32 minutos para la ocultación del sol y la preocupación era si la humedad de la playa se cargaría el esparto de mis sandalias. El paisano de tierras bárbaras a mi lado, cómplice de la escena que yo iba a inmortalizar. La cámara cargada de buenas intenciones otorga el protagonismo a la extraña pareja. Casi dos metros de él versus el metro apenas rebasado de ella. Un beso en los lábios. El casi de rodillas y ella de puntillas. Yo disparo y le descubro la envidia, quiero creer que sana, aunque de cierto creo que nunca la hubo tal (sana), al paisano que empieza a sospechar que nunca se verá en la misma.
Sorprendidos por el beso ambos me miran y ella se carcajea enseñando los dientes de ratón y yo, henchiza de todo lo bueno que puede darme la vida comento:
- ¿Viste alguna vez, querido J, un amor más grande, puro y sincero?.
- Ciertamente nunca - musitó el paisano.
Y entonces le busqué signatura, al recuerdo, y lo atesoré con mimo entre los mas preciados que guardo en el segundo cajón de mi existencia.
El Oráculo os conmina a hacer lo mismo, en bucle, hasta el fin de los días que sin duda serán.

viernes, 9 de octubre de 2009

PIEDRA SOBRE PIEDRA



.. he de levantar, el dique que frene el brío de tu amor"
Hoy es viernes. No tengo gran cosa que decir y dicen que cuando no se tiene que contar mejor callar. Pero es superior a mis fuerzas. Soy tan ególatra que canto cuando no tengo nada que decir por el mero placer de escucharme. Soy una pedante, lo se.
Dicen que la venganza se sirve en plato frío. El problema surge cuando el contenido del plato de tanto esperar a enfriarse ha terminado por echarse a perder. Eso me pasa a mi. Llevo cinco años esperando a ver en el lugar que yo estuve a muchos que entonces no me comprendieron. Llevo cinco años esperando a verles sufrir en sus carnes todo el miedo, la impotencia y el desasosiego que yo sentí. Llevo cinco años esperando a que la soledad les amordace como en su día pasó conmigo. Cinco años ensayando mi actitud de burla ante ellos. Cinco pensando en la desprotección que sentirán al ver que yo no hago ni el menor caso de sus súplicas. Cinco esperando a decir "¿ves como era duro?".
Ahora llega el momento y el plato ya no sé ni donde está. Sólo encuentro un postre lácteo de sabor dulce en cuya etiqueta pone PIEDAD. ¿Qué hacer?.
Gotéo lento pero estable que son sus quejas. Y son más las que vendrán.

martes, 6 de octubre de 2009

Y TÚ, ¿QUÉ MIRAS?




Te pones y te pones. Un poquito de rimmel, el pantalón pegado, petando pero sin obturar la mirada del otro. Taconazo escaramuza que te alza a la altura de la mas alta bruja. Las gafas negras, grandes que enmarcan tu carita blanca como de arroz y ese pelazo largo y enroscado. El resto, fondo de armario, en definitiva "ole, ole, ole, arroz con caracoles". Como niñata la radio a todo trapo, una y otra vez la misma estrofa que te hace mas grande, mas bella, mas diosa... Y te bajas del coche y caminas como si fuera el camino dorado a Oz y te cruzas con ellos. Ellos grandes y chicos, ellos solos o en grupo, en coche, parando en el paso de peatones para seguir con sus miradas tu caminar peliculero. Te miran, vaya si te miran, si es que de eso se trata, de creerte tormenta y lluvia que tono lo sana. Paso, paso... te miran. Cuanta soberbia mi alma, ¿cuánta?. Toda.


Y te ríes, y hasta el pelo se te sonroja de lo bonita que marchas.


Y te miran.


Coño, te miran tres señoras octogenarias que van a misa de 7. No jodas, ¿es para tanto?.


No jodas... pero no jodas de verdad. Te paras ante el escaparate de la libreria de la esquina y el cristal, capullo, te devuelve el reflejo de tu imagen en el sucedaneo de espejo: ropa guapa, fondo de armario pero guapa, esos pantalones al vacío, taconazos de medio lagarto y... un trozo de papel cello con florecitas pegado en la frente, el mismo que la pequeña ciruela usa para jugar, el mismo con el que jugaba cuando hablabas por teléfono y te lo pegó en la frente y pensaste, bah, luego me lo quito.


Pasa otro que también te mira : lo raro sería que no lo hiciera.

DEJA DE FROTAR, IMBÉCIL



Y la tormeta llegó vestida de novia anegando en llanto a los que merecían su desprecio.


- No insultes - me dice Arancha.

- No puedo evitarlo, sin insulto no es tan eficaz.


No sé como decirte a ti, que nunca leerás mi palabras, que no sirve de nada que te escondas en las sombras de los bailarines en puntas. No sé como hacerte entender que tienes la cadencia absurda de lo mil veces plagiado.

No se si soy yo, si debo a pesar de quererlo con fuerza, la que amparada por lo efluvios de la cueva del Oráculo se atreva a aventurar que yerras porque hasta para ser malvado es necesario una pizca de la esencia que jamás encontraste y que en tu desgracia auguraré jamás te será mostrada.


Te veo afanada sobre la pieza. El sudor encauzado en las arrugas de tu rosto preocupado, ajado te delata. Llevas horas con el trapo intentado sacarle brillo a ese objeto que llamas alma.

El Oráculo hablará hoy para ti:


DEJA DE FROTAR IMBÉCIL: ES TERCIOPELO.

viernes, 2 de octubre de 2009

ANGEL MÍO




Ángel mío...
Con tiralíneas la tinta que es el camino en tu mirada dormida.
Negro que azuléa.
Abierta la boca en una pequeña "o" de caligrafía.
El rizo húmedo, como de pollito.
Andar crepitante el tuyo. Correr en tormeta nueva.
Que tran-tran tormentoso es el juego de caminar sobre la linea imaginaria de la acera que lleva a tu mundo. Al tuyo que ya es el mío porque jamás habrá otro.
Frunces el ceño y cruzas los brazos sobre el pecho. Caprichoso tu gimoteo mientras agitas las alas de la princesa única de mi cielo y mi averno.
No es amor. Es más. Es todo cuando puedo profesar en la vida lo que me llevo con cada una de tus palabras, tus sonrisas o tus sueños. Cómo este en que miro el vello suave que me hace llorar y lloro... lloro porque me da la gana y porque no puedo con este sentir que me ha arrebatado la vida esclavizándome a tus pasos algodonados en calcetines de rayas.

Se ha producido un error en este gadget.

Océanos

Océanos
Los sin fondo