jueves, 31 de marzo de 2011

I KNOW.... I KNOW....

Me brota a raudales del pecho.
Me nace resquebrajando las fronteras de lo divino y lo humano.
Me demuda el sentido común y el resto de los otros mas comunes, sentidos, se entiende.
Fuego a bote pronto.
Una turbulencia de magma que asciende de la tierra y me devora mientras se me cuela por la planta de los pies, prendiendo mis venas y subiendo en una bocanada de vida.
Vida que me obliga a bajar la mirada que se ha convertido en una esclava de otra mucho mas alta, mas poderosa y mas pura.
Un instante.
Una gota.
Cae y se desparrama por la sedienta superficie de los yermos páramos que me sostienen. Y de ella un venero que emana rubor y sal  me riza la palma de la mano que se queda blanca de tanto apretar la cuerda de la que cuelgo y que me salva del sinsentido.
Un segundo me basta para perder la batalla que jamás tuve posibilidad de ganar.
Esnifo la venda negra que delata mi rendición.
Acaricio el pelaje de la bestia que domino y me venera sabiendo que la correa es suya y que, aunque estrangula su cuello, soy yo la que me degüello y que su presencia es mi analgesia.



PD. Ánimo yen, tu puedes.

viernes, 25 de marzo de 2011

CABALLO DE BATALLA

El que a la muerte amaga en finta  perfecta.

Caballo de fragua, de viento y de palma: con mi olor prendido en el pelaje sin mácula.

Cabalgadura negra a cuyas crines  me encomiendo en tan negra velada  y que dejo, embargada de mar, que me enrede y me turbe como si de la nada brotara el filo de tu espada, con la que habrás de darme muerte que no es otra que una vida larga, muy larga.

Y suelto las riendas y me encomiendo a su instinto justo en la bruma del abismo, el eterno abismo que todos somos y que me pringa la espalda de hilos de pizarra.

Que el sol me deslumbre o que la noche me ensarte entre la escarcha, que aquí me quedo yo aferrada, a la testuz de mi caballo de batalla.

miércoles, 23 de marzo de 2011

EXORCISMO



Sal.
De mi.
De nos.
De mañana.
Sal.
Sal por ti mismo que si no corres el riesgo de licuarte en mi sangre y luego.¿Qué harás?. Volatilizarte.

Vete.
Fuera.
Lárgate de mi sudor.
Hoy.
Te advierto como novicia de este paso cambiado porque si cierro con llave olvidarás que fuera está tu casa.

Cierra.
Chapa.
Ayer a mas tardar.
Debes saber que con una rendija me basta para colarme hasta la cocina de tus ganas.

¿Y entonces?

Entonces ya no es opción porque soy el aire que por dentro de desgarra.

sábado, 19 de marzo de 2011

HELADO DE VIOLETAS



El helado de violeta sabe a mantel blanco con fuego al fondo y un reloj dorado que marca las risas.
Tiene un gusto a ironía pero un atractivo punch a inteligencia destilada en alambique fino.
El helado de violetas se sirve atemperado, con largas cucharas de alpaca y la tulipa, que es de galleta, no te atreves a tocarla por miedo a que se te olvide la última cucharada del lila elemento.
El aroma a violetas te estrujan los recuerdos y te llevan al rastrillo de los viernes, a la puerta de misa un domingo, con la abuela, a cajas de lata para guardar tesoros inexplicables.
Entre cucharada y cucharada de helado de violetas puedes llegar a comprender que los murciélagos tienen mas gracia que los pájaros y que los abuelos se mueren si se suben a los árboles.
Para acompañar este postre, una tetera amarilla llena de agua hirviendo y unas hojas de te blanco si a la camarera no le molesta ( si supone ofensa, con el agua hirviendo nos vale, no vaya a ser que luego nos niegue cerillas para el invierno).
Es tan fácil perder la noción del tiempo en torno a un helado de violetas...


martes, 15 de marzo de 2011

PLAGIAR OBSESIONES




Me he encontrado de todo y aun así me sigue sorprendiendo lo que me cae a los pies cada día y lo miro como si cada vez fuera la primera.

Lo último: el plagiador de obsesiones.

Los hay que ante la falta de rarezas propias o por la inseguridad de sentir que las suyas no son lo suficientemente vistosas como para enseñar a las amistades, deciden copiar las de los demás, aunque sean vergonzantes para sus dueños o incluso estúpidas desde cualquier punto de vista.

Además del absurdo "per se"el problema de adoptar es una obsesión es que, como la ropa, nos puede venir holgada o chica, o puede que el color no combine con nuestro pelo o nos . En ocasiones podemos incluso estirarla hasta el esperpento  hasta dejarla tan desvirtuada que ni el mismo dueño pueda reconocerla.

Las obsesiones tienes profundas causas que se enraizan con deleite en los mas profundo de la naturaleza humana. Las plagiadas, aunque de buena factura inicial, son como de Hiper-Asia y se despeluchan con facilidad. La falta de raiz las hace secarse pronto y con la misma celeridad pierden las hojas.

Consejo de Pitia: confómese usted con sus propias obsesiones, que mi deseo de que no plagie las mías no nace del egoismo ni del miedo a dejar de ser su legítima dueña. Es más una cuestión de vergüenza ajena de la Pitia y siento decirle que las mías, a usted, le vienen grandes.

martes, 8 de marzo de 2011

AMANUENSES DE LA GILIÉTICA


¿Pregunta usted por el departamento de giliética?. Si, mire, justo en el pasillo, lo que parece un despacho pero que no lo es porque es terreno de corriente perpetua... como las nieves del Kilimanjaro.

De la carretera en penumbra surgieron mil destellos con el decidido propósito de dinamitar la poquitita cordura que quedaba en la mochila de los tesoros de Lara Croft. Y lo consiguieron.
Fobia a las bolas de cristal con nieve dentro.
Desánimo ante el hielo que tintinea el vaso en el que me ahogo.
No hay espada que corte tan fino aliento. Tan fino que se ha congelado en la última curva.

Brillo poliédrico como de caleidoscopio.
¿Donde guardas el rayo de sol que le robaste a la última primavera?. Junto a los calcetines desparejados y las tuercas que sobran del montaje de los muebles de IKEA: Entre giliéticos y tontomalos anda la fiesta.

Déjate de pijadas porque no es posible bridar el viento y mucho menos montar la escarcha que vomita el cielo. Lo indómito nunca se matriculó en internado suizo y se bebe los culos de los botellines que descansan en las cajas abandonados a la espera de ser recogidos por el camión de la basura. Porque de tanto serpentear se ha convertido en dragón de mar.

El que se viste de verde por guapo se tiene. Los hay muy osados. El verde es solo un color que poco tiene de milagroso.

Fotos no y menos desde abajo con esta nevada que se me cuela por el falso fondo de mi última encrucijada.

jueves, 3 de marzo de 2011

BAJO LA SUPERFICIE

Bajo la mansa superficie quizás un corazón late con tal fuerza que resquebraja las paredes del torax que le contiene.
Tras la montaña, otra.
Tras el valle un camino que conduce al desierto y tras el desierto un lago negro en cuya orilla, llena de guijarros, habré de sentarme a esperar que llegue mi tiempo.

No se trata de ser el rey de la montaña, el primero en poner el banderín en la cima y hacerse la foto: se trata de ser el que esquiva el iceberg y no se hunde en el gélido mar donde las almas azules de los incautos, aun dan vueltas desorientados con su banderín en la mano derecha.

Y en otro orden de cosas: no me influyen las amenazas. Como mucho, me motivan. Así que olvida los "avisos a navegantes" y preocúpate de esquivar el iceberg que tienes toda la pinta de quererte merendar hoy. (Desde el cariño, of course).
Se ha producido un error en este gadget.

Océanos

Océanos
Los sin fondo