jueves, 21 de junio de 2012

SIRENA SIN COLA (II)



Metamorfosis a los postres.
En tierra la sirena no se cansa de mirarse las piernas nuevas.
Blanca de mármol frío es su piel sin escamas.
No sabe si reir o llorar mientras deja  que la noche la engulla mientras las estrellas ficticias de las farolas la roban el sueño de algas.
Pasito a pasito recorre el camino de vuelta a casa soñando espuma y el negro profundo de la noche marina. En el pelo se le han secado los corales y el canto tatuado en la lengua. Sonríe sin embargo porque sabe que la cola escamosa de plata la espera a golpe de ola.
Ya no puede ser otra cosa que sirena aunque lo sea en tierra.
En sus ojos misterio.
En sus manos la esperanza del viento en la cara.

jueves, 14 de junio de 2012

¿QUIEN LLEVA EL LÁTIGO?




¿Quién lleva el látigo?

Irrelevante.

Domina el que aprieta la soga, el lazo, el cordaje prieto que muerde la carne incandescente de deseos no formulados ni tan siquiera conocidos.

 Ni lo sueñes.

Prepondera el más grande, el de mayor alzada.

No hay certeza.

Sólos.
Sin artificio ni musiquillas de bote. Sentada con las rodillas muy juntas en el borde de la cama alzo la mirada y me pierdo en los ojos de sobra exprimidos sobre mi indefensión. Me reconoces una vez más , justo antes de que te obligue a olvidarme hasta la próxima Aurora boreal, la de los héroes terrenos de sal y viento.

Nunca volverán a colonizarte la piel que me pertenece. Podrán pernoctar pero jamás poseer lo que me he ganado a fuerza de lustrar estrellas hasta borrarles el brillo.

Sólos, sin espadas, sin látigos ni cuerdas ni mordazas. Sólos en una infinita madrugada.

domingo, 10 de junio de 2012

DEFENSA FACIAL (by Manny Pacquiao)




Quitarse las manos del adversario con la cara no es boxeo, es defensa facial. Así no me extraña lo más mínimo que aquellos vocablos cuyo significado presumí cierto hayan virado hacia el lado oscuro. De ahí que un rescate ya no sea una cosa buena, como de caballeros a damiselas en apuros, sino la forma gallarda de decir que te colonizan pero sin uniformes multicolores, bayonetas o barricadas rascadas en la tierra.

Así no es de extrañar que últimamente me sienta como si Manny Pacquiao hubiera pasado a hacerme una visita y no le gustara mi té. Sin saber si sacarle otro o pringarme las cejas de vaselina por si acaso.

Adaptándonos a la nueva filosofía de las letras, nos encontrarmos con que:

El adulterio es una relación abierta.
El soborno diversificación de mercados.
El latrocinio inversión de riesgo con alta rentabilidad.
La prostitución apertura a la experiencia.
El insulto derecho a la libre expresión.
El golpe masoquismo consentido.
La pobreza, austeridad necesaria.
El hambre ayuno voluntario.

Y mientras tanto a Pacquiao, le dejaré asomarse a la ligereza del corte de mi vestido de seda porque prefiero que se pierda entre mis muslos a que me destroce la loza de la abuela.

martes, 5 de junio de 2012

LAS PINTURAS DEL MUNDO FLOTANTE

"La gran ola de Kanagawa"

Y de repente te preguntas cuando tomarán tierra los objetos, cuando se asentará el polvo, cuando relajarán las insolentes murallas su inexpugnabilidad por contrato. Y en un instante comprendes que tu eres uno más de los elementos flotantes que bailan en brazos de fuerzas incontrolables por desconocidas.

La espuma me bucea hasta la esponjosidad de los pulmones donde se balancéa en el mortal vaivén de la ola que es su esencia. Quiero respirar, pero no me sale. He perdido práctica de tanto aguantar el aliento escondida tras la cortina que me hace invisible. Los zapatos de la Bruja del Oeste asoman bajo el visillo, pero por suerte las miradas altivas no se vierten por el enlosado a cuadros de ajedrez donde me pido la reina blanca.

Desde el trampolín que se refleja en los espejos de las gafas que esconden los reveses de tu caminar, me he lanzado en singular pirueta sin olvidar que las manos deberán abrir hueco en el agua para alojar mi cuerpo estirado como un principio inquebrantable.

Huellas pequeñas pero profundas.
Arrugas resistentes al botox.
Cicatrices en el honor.
Polvorones de diamantes y cardamomo que "ni-palante ni-patrás".
Hasta los cojones de los botones que no sirven para nada.

-¿Qué es eso?.
- ¿El qué?.
- Ese murmullo.
- Música.
- Quítalo, me desconcentra.

- ¿Qué es eso?
- ¿El qué?.
Ese silencio.
- La ausencia de la música.
- Te oigo pensar. Deja de hacerlo,  me desconcentra.
Sonrío por dentro.

- ¿Qué es eso?.
- El aire que respiro y es tan frío como el cristal roto con el que te grabaré en las entrañas las instrucciones para alcanzar la concentración.
........................................
- No si ya puedo....
- Perfecto. ¿Pongo música?











Se ha producido un error en este gadget.

Océanos

Océanos
Los sin fondo