viernes, 27 de marzo de 2009

ALQUIMIA EMOCIONAL




Dicen que todos los genios están locos. Eso de generalizar es peligroso, aunque lo cierto es que en los momentos de mayor angustia vital es cuando el genio suele manifestar en más alto grado su genial creación. Es un fenómeno que se denomina "Alquimia Emocional", y consiste en transformar el metal menor de nuestras emociones (la ira, la culpa, la tristeza), en oro (una creación artística de grado superior), sea cual sea la disciplina empleada.

Los blogs que visito cada día me confirman la veracidad de este concepto que me ha enamorado y sobre el que no voy a dejar de pensar hasta que me canse.


- He cambiado oro por mierda.

Lloraba sentada en un murete exterior del parque de "El Retiro". Las lágrimas negras le surcaban la cara dejándola pintada de guerra.

- He cambiado oro por mierda.

En la puerta de un local que parecía una tienda de saldos de los sentimental, se balanceaba adelante y atrás. La mirada fija en suelo en que se estrellaba su llanto callado. Su amiga, que sólo entendía de la risa que le provocaban aquellos zombies urbanos que ansiaban compañía aunque fuera mala, se moría de pena porque no sabía como consolarla.

- Tienes que pensar en fututo. Él ya no está porque no quiere estar.

- Pero yo, he cambiado oro por mierda.

No había consuelo para alma tan atormentada aquella primavera de 2000 en la que parecía que todas las oportunidades prometidas, se habían ido de vacaciones con el interés de no regresar jamás.




viernes, 20 de marzo de 2009

HUMAN?




Aunque sobrepublicitada, no olvidemos el mensaje y caigamos en el snobismo de decir, uffff, que comercial, yo soy más "in", mas de letanías de cuencos tibetanos bajo el influjo de la luna creciente, desnudo a orillas de un río sagrado (que no digo que esté mal), pero no olvidemos el mensaje de la música comercial. A mi esta, me llega. Buen puente mujeres y hombres que accedeis al templo de la humilde Pitia de Delfos.

miércoles, 18 de marzo de 2009

SÚCUBOS


"El súcubo, según las leyendas medievales occidentales, es un demonio que toma la forma de una mujer guapa para seducir a los hombres, introduciendose en sus sueños y fantasías, para tener relaciones con ellos. De esta manera, absorben la energía del hombre para mantenerse, y a menudo, llegan hasta tal punto, que los enferman condistintas dolencias físicas y espirituales, y hasta pueden dejarlo agotado o incluso matarlo" (Bendita Wikipedia).
El Oráculo siente deciros que el súcubo no solo no ha desaparecido, sino que ha evolucionado velozmente hasta adaptarse a estos tiempos que corren.

Ya no está limitada ni su condición de género (los hay masculinos y femeninos) ni la naturaleza de sus víctimas. Yo he visto súcubos tan cerca que su agrio aliento me ha llegado a marear. Lo peor del súcubo es ver el deterioro, a veces imparable, que provoca en sus víctimas. Apreciar como se van apagando como flores marchitas aquellos/as que otrora rezumaron bondad, alegría o chispa vital, verlos transformarse en orcos que se arrastran por los días con el ceño fruncido, buscando fantasmas tras la puertas, haciéndose cada vez más pequeños a la vez que sus carcasas corporales apenas pueden atrapar la poca vida que les queda. El súcubo actual no te folla, te come la oreja, que es mucho, que digo mucho, muchíiisimo peor. Te come la oreja y de paso se zampa tu alma.

Es tan sólo cuestión de suerte podértelo quitar de encima. Para ello, debes abrirte a la mira objetiva del que, desde enfrente, te ve enfermar y te lo dice. Si no haces caso, corres el riesgo de morir o, lo que es peor, perder toda la gracia, el brillo, que el otro, el súcubo, se está jalando a tu costa.

Este humilde oráculo aconseja a aquellos que han perdido el "punch", que busquen al súcubo antes de empezar con los ansiolíticos. Menos prozac y más cera al súcubo.


El Oráculo de Delfos ha hablado.




lunes, 16 de marzo de 2009

ESO NO SE DICE!





Prisioneros de lo políticamente correcto. "Ética" de plastilina que silencia las voces menos consensuadas. Vivimos pensando que existe la libertad de expresión, pero no es cierto fuera del anonimato. Sólo podemos decir aquellos que esta bien dicho a ojos de la mayoría, porque no ofende, no hiere, no hace pensar que quizás haya otros caminos.Palabras incoherentes que resuenan vacías dentro de una coherencia plástica que es de corchopán, que no dice nada, no sabe a nada, no se fija en nada. Frases muertas de tan acotadas. Todo el mundo nos tiene que caer bien. Poner una y mil veces la mejilla para el juego absurdo de besarse sin tocarse. Si no quieres besar, si no quieres ser besado, eres un extraño, un paria. Disculparse mil veces. Capoeira sentimental. No he dicho, me habrás entendido, rectificar una y otra vez para suavizar lo dicho hasta dejarlo vacío de contenido pero muy cuco. Sólo carcasa. Nada dentro.

Todos somos buenos, listos, amables, todos somos capaces, todos somos iguales. Y lo cierto es que nada de esto es cierto. Tirar la piedra esconder la mano (que digo esconderla, amputarla más bien).
El Oráculo manifiesta: El cielo nunca será alcanzado. Deja de hacer méritos absurdos.

martes, 10 de marzo de 2009

PARA TI




- Te odio.

- Ya...

- Te odio mucho.

- Te retuerces de rabia porque no consigues entrar en mi casa.

- Pero te odio.

- Que ya...

- Te voy a hundir.

- Para hundirme tendrías que conseguir mantenerte a flote, cosa que humildemente dudo.

- Pero te hundiré.

- Bueno, podrás intentarlo.

- Te odio.

- No se si me odias, sólo sé que ansías mi brillo. Es duro alimentarte del brillo de los demás porque careces del tuyo propio. Fuiste a comprar luz y te dijeron que ya no se fabrica. Has visto la mía y por más que te frotas no se pega, y eso, te hace odiarme.

- Eso es mentira.

- Es posible.

- Te odio.

- Y dale. Pues te recomiento la piedad: yo últimamente la uso mucho gracias a ti, y huele a menta y sabe a fresa, es perfecta.

- Te voy a hundir.

- Siento decirte amiga mía, que también se bucear.

- Te odio.

- Hazlo, mientras me odias estás viva, porque este Oráculo te dice que no siempre será así.

- El qué, ¿el odio?.

- No, el estar viva.




lunes, 9 de marzo de 2009

VACIO QUE TODO LO LLENA

Tengo dentro tanto vacío que más nada me cabe, ni tan siquiera el oxígeno. Entonces mi acompañante se baja del coche y me deja a solas con mi único tesoro y lloro sin lágrimas de la alegría de estar sola frente a un mundo nuevo lleno de luces, coches, vidas que van, vienen, se mojan en los charcos de las risas que, como campanillas mudas, flotan a mi alrededor.
Carteles, banderas, fumarolas de neón. Todo se me queda enganchado entre la nariz y el alma. Me he emborrachado de soledad, tristeza y esperanza a partes iguales.
Ha marcado el Atleti.
Rotonda. Carril. Rotonda con fuente. Carril. Carretera vacía que lleva a los lugares que nunca soñaré de tan trillados (Pero oh cielos, que no me falten).
Ciruela verde dormida en mi regazo.
He crecido y ya no hay vuelta atrás. Seguramente la vida será esto que siento por todas partes y que no combina con ninguno de mis complementos pero que no puedo evitar ponerme todo el tiempo.
Gol del Madrid.
Equilibrio al fin y al cabo.
Las estrellas me miran todas de golpe porque se ha estropeado la farola. Las devuelvo la visita mientras cargo el peso más querido hasta el interior de la cueva del jaguar.

Primavera en dosis pequeñas.
Se ha producido un error en este gadget.

Océanos

Océanos
Los sin fondo