jueves, 25 de marzo de 2010

VIVO CON HADES... A TIEMPO PARCIAL


Ando loca por ti: pero no quiero que nadie lo sepa. Ni tan siquiera tú.
Papá me ha pedido que haga las maletas porque es tiempo de que salga de esta cueva, pero me resisto porque ando loca por ti, aunque no deba.
No hay otra que salir al mundo abierto para  pintar de vida burbujeante la yerma estepa, pero les condeno al invierno porque, como ya te he dicho, ando loca por ti.
......keep the vampires from your door.....

A quiÉn se le ocurre, dos eternidades y media después del Big - Bang.
A quién en su sano juicio.

.......Feels like fire.......
Me gusta tu cara de vicio. ¿Qué puedo hacerle?. Te evoco así, con la mirada fija en mi, sobre mi, para mi, por mi. Y me licúo en tu promesa de sórdido bucle. ¿Y que puedo hacerle si ya no hago carrera de mi?.


.....I'm so in love with you......

Duelos y quebrantos a cucharadas baldías. Cuando me reclamas me muero y al marcharme me parto en trozos irregulares de desconcierto. ¿Qué haré hasta el próximo invierno?

....cleaning my soul....

Te despides dándote la vuelta. Te alejas renqueante envuelto en el invierno de mi altivez mientras yo, esclava de lo inapropiado, me enfrento de nuevo a la vida que a mi paso verdea, como si cada vez, fuese la primera primavera.
......love is like an energy rushin' rushin' inside of me.......

 
Seis meses a pan y agua para él y ella.

martes, 23 de marzo de 2010

EL CLUB DE LAS DAMAS REFINADAS

La Señora Topisto me invitó un día a una velada en el Club de las Damas Refinadas.
Me puse el perfume de los domingos y decidí que quizás, era el momento de ser una de ellas.
La Señora Topisto me había contado maravillas: me dijo que se trataba de un grupo selecto de mujeres pías, tolerantes y modernas, de cultura probada y gustos refinados, profesionales reputadas todas en su campo, sabias muchas de ellas. ¿Cómo resistirme?.
Me deslumbraron las palabras envueltas en papel de seda de colores pastel que se regalaban todo el tiempo. Permanecí en silencio durante largo rato escuchando a las damas envueltas en tafetán, seda, cachemir y otras noblezas textiles que por franca incultura desconozco. A mi madre le habrían fascinado, porque todas tenían (las telas) lo que mamá viene a llamar "buena caída". Me sentí fuera de lugar con los jeans ajustados y las botas de alto tacón. Tarde me di cuenta de que a mi camisa le falta algún botón por abrochar y que mis rizos largos, alborotados rozaban lo indecoroso.

Aprendí muchas cosas de la mano de la Señora Topisto:
- Que las Damas Refinadas nunca vierten sus críticas ante la persona objeto de su critica, porque resulta ordinario y porque todos agradecemos se nos critique en nuestra ausencia para preservar el equilibrio y evitar la infelicidad innecesaria.
- Que las mujeres feas son buenas sirvientas.
- Que las mujeres que otros llaman bellas pero que no son Damas Refinadas, son frívolas y tontuelas.
- Que la tolerancia es el derecho que las Damas del club tienen a que sus gustos sean respetados incluso por quien no los comparten.
- Que los gustos ajenos que no alcanzan la puntuación requerida en la escala del buen gusto aprobada por el Club, deben ser combatidos por  no aportar beneficio alguno.
- Que el dolor ajeno es fruto de las malas decisiones que los otros, los que no pertenecen al Club, toman en su vida.
- Que la pertenencia al Club avala que cualquier decisión tomada será la correcta, sin posibilidad de error.
- Que el deporte era cosa de brutos.
- Que la tele cosa de tontos.
- Que el amor cosa de mujeres débiles.
- Que de sexo solo hablan los incultos, las sirvientas feas o las bellas tontuelas.
- Que sólo los débiles se miran al espejo.
- Que la risa es vulgar.
- Que si divierte en malo.
- Que si se llora hay que irse del Club.

En seguida supe que por más que lo intentara, no llegaba al mínimo requerido: mi torpeza fue tal, que una vez preguntada por la Señora Topisto sólo las conclusiones alcanzadas tan interesante jornada, tan sólo supe contestar:

Menos mal que usted me ha informado de que se trataba de Damas refinadas, porque en un tris he estado de confundirlas con frígidas amargadas de esas que sólo son felices con la inflelicidad ajena, de nariz con pinza imaginaria cuya moral, como el vino que vende Asunción, no es blanca ni es tinta ni tiene color. Mi madre las llamaba Zorritontas, no a estas que ahora se que son  damas refinadas, sino a aquellas con las que casi las confundo. Hienas carroñeras desalmadas  que  viven por encima del bien y el mal. Ya le digo, no estas, que según me dice usted son damas refinadas, sino las otras, con las que las confundí...

Y me fui a pintarme las uñas de los pies de color coral a casa de mi amiga rubia de tetas gordas que ve Telecinco y masca chicle entre novio desaconsejado y novio aconsejado pero soso, que llora en los vestuarios donde nos cambiamos al entrar y salir del trabajo porque admite que se equivoca todo el rato pero que acierta con cierta frecuencia, justo cuando mas necesitamos los demás que lo haga. Comimos pizza recalentada y torrijas y luego nos vimos la de "300"  intercalada  en zapeo con "Lo que el Viento se llevó".

La señora Topisto no me ha vuelto a llamar. Que raro...


domingo, 21 de marzo de 2010

HUIR EN CÍRCULO


No lo hagas.
No intentes escapar una y otra vez,
¿no ves que huyes en círculos?

Pasaste el tiempo 5.5, ph neutro
Voluble
A veces si... a veces no... ¿qué dirías tú?
Da igual lo que yo diga
diga lo que diga dirás lo mismo.

Ni blanco ni negro
Ni si ni no.
Ni lucho ni me rindo
Lo que tu digas.

¿No ves que huyes en círculos?




No lo sueñas: porque te hace daño.
No anhelas: porque temes sufrir.
No le contradices: porque temes perderle.
¿Y quién te querrá, piensas, con ese cuerpo poco agraciado?
Te equivocas.
Allá tú.
Pero no intentes convencer al resto de que no alce los dedos para tocar el sol.
Porque el techo es el cielo.

Uyuyuyuyuyuyuyu
Es no se dice, eso no se hace, eso no se folla  porque pincha.

Uyuyuyuyuyuyuyuyuy
no te enamores del hombre equivocado
(como si fuera cuestión de true or false)

Uuyuyuyuyuyuyuyuyu
Sigue la corriente
( pues deberías saber que se precipita al vacío en catarata)

Uuyuyuyuyuyuyy
Buen día
(Buena caza)


Y ahora es tarde,
porque el dolor solo tuvo que esperar sentado hasta que te cansaste
¿no ves que huías en círculo?

miércoles, 17 de marzo de 2010

ESPUMA DE MAR

Imagina el ruido sordo del fondo del mar.
Imagina ese momento en que, flotando boca arriba, con los brazos en cruz,  te has vuelto veleta, te has convertido a bote pronto en  rosa de los vientos.
Imagina la nariz al aire, los ojos cerrados, preñados de sal.
Recuerda como suena el suspiro cautivo que nace entre las costillas y la esperanza.
Imagina justo el instante en que las pestañas se te amontonan y una corriente algo mas fría te acaricia la nuca. No puedes verla pero ha venido porque tu la has llamado.

Dejas escapar el aire y te hundes un tanto. Luego te lo comes de nuevo, te llenas de olor índigo y vuelves a emerger  como balsa, el pecho, que se calienta con el sol (el sol.... el que pensamos que se había marchado para siempre pero que te aporréa, tocata y fuga, sobre la piel erizada).

Y entonces llega ella con la cola de pescado azul (con omega 3) y acerca su aliento a tu oreja llena de Windows XP y te llama por tu nombre, el de verdad, el que sólo ella sabe, y te giras para amarrarte a  la curva de su cadera escamada en plata, a su pelo de hilos de brea, a sus brazos blancos, fríos, eternos y te hundes en el instante en que queda flotando la espuma que fuiste, arriba, separando el cielo del mar, la vida de la muerte, el bien del mal. Como si todo fuese posible. Como si nada tuviera remedio. Sólo burbujas.

martes, 9 de marzo de 2010

Había pensado...



- ¿Qué haremos hoy?- me dijiste - Porque si no te viene mal había pensado en una cena tranquila a la luz de unos cirios suaves. Una comida ni dulce ni sosa, con el rojo de un vino de los que bailan en los ojos y en el alma. Había pensado en música. Había pensado en palabras. Había pensado que todo sería perfecto si fuésemos a ese sitio de moda donde todo es blanco o negro. Todo eso y más había pensado mientras te imaginaba enfundada en tu vestido negro de musa perfecta, con las piernas provocándome el bocado de mazana starky y el pecho, cubierto pero saltarín, prendido en vida por las sedas y satanes que te regalé para tu cumpleaños.

- Visto así no parece poco - te dije - pero creo que habré de declinar tu ofrecimiento porque yo también he pensado.

Se te pusieron los ojos rayados en desasosiego y en ellos dibujaste una queja.

- Y yo he pensado que no quiero cirios, ni comida, ni vino de colores. Tampoco es de mi agrado esa música en bárbaro que me deja ronca de tango gritar. No sueñes con que me deje atar por ese  incómodo vestido que es incompatible con el aire en los pulmones por muy sugerentes que resulten en él mis piernas de gimnasta retirada: Porque yo he pensado que lo que quiero es verte desnudo sobre esta mi cama que aun huele a ti, sucio de vida. Porque lo que mis piernas necesitan no son medias de seda, sino tu lengua caliente para que se tensen "ale hop!".  Porque había pensado, si no es molestia, que me arranques los pocos modales que aun me quedan pegados en la ingle, con los dientes o con eso que tanto me gusta y que, por culpa de las monjas, no nombraré esta noche. Si no te viene mal quiero beberme todo lo que me des. Que forres mis oídos de suciedad manifiesta mientras me pintas por dentro de temple. Quiero comerme toda la ración aunque sea de mala educación rebañar el plato.
Y de postre dormirme dolorida como una gimnasta novata, con la huella de tus brutales empellones en todo mi ser mientras te tatúo el blanco de mi piel azúlea en la espalda de chulo de bronce de "uy, es que me he caído y te la he metido sin querer".

Porque mañana ya no estarás aquí y nadie me garantiza tu vuelta y cenar... bueno, cenar es cosa del resto de días.

Vamos... que había pensado. 

jueves, 4 de marzo de 2010

GUARDIÁN


"Dejé de ser guardián porque había llegado el momento de ser guía"

Las exigencias son otras.

 No valen desproporciones innecesarias, solo un ligero quiebro en la comisura del labio, un fugaz remilgo que dice te extraño entre resuello y resuello.
Un mullido refugio de paredes forradas de seguridad cálida. Un no tener que marchar a la batalla.
 Un beso esquivo sin  lengua ni mirada.

Porque las exigencias son otras.
¿Qué tal estás? .
Bien pero podría estar mejor a tu lado aunque fuese un rato.
Un jueves más tachado del calendario de gatos siameses.

Intolerancias ficticias a los alimentos no deseados.
Alergia a las compañías insulsas.
Urticaria ante la queja perpetua.
Y de postre arroz con leche.

Profilaxis que son tus brazos, amor.
Voltereta en tu regazo.
¿Y mañana?.
Lentejas.


miércoles, 3 de marzo de 2010

LA MALDICIÓN DEL ORÁCULO


Pregunta y respuesta. Pregunta y respuesta.
¿A quién le pregunta el Oráculo?.Y sobretodo. ¿Cómo hacerlo cuando sin poder evitarlo se conoce la respuesta?.
Aunque sin duda hay maldiciones mucho más malditas: la que te mantiene girando a velocidad constante sin posibilidad de frenar.

Supe que llamarías a la puerta una vez más y lo supe desde el mismo instante en que empezaste a pensar como hacerlo.
Supe que tendría que dañarte incluso antes de que alzaras la mirada.
El conocimiento no lo hizo más fácil. Resultó áspero igualmente.
Ahora has marchado a tu oscura madriguera, esa en la que tejes tus desatinos auspiciado por los efluvios de las hierbas en exceso aromáticas. Se que aun te sangra el morro y que mientras supure la herida no volverás a acercarte al Templo de la Pitia, pero que las cicatrices te vuelven tonto y que volverás a llamar, y yo volveré a herirte, así hasta que las heridas sean tan profundas que ya no puedas levantarte.
Olvida la posibilidad de recuperar los ofrendas al Oráculo.
Sencillamente has de aprender a vivir sin los tesoros que pusiste a mis pies, pues una vez recogidos me pertenecen y jamás volverás a ser su dueño.
Fuíste del todo imprudente al dejar entre las frutas y los animales desangrados, ese pedazo de carne que aun latía. No devuelvo corderos. No devuelvo corazones.
No es justo. Nadie dijo que fuese una cuestión de justicia. También el Oráculo ha perdido prendas por el camino. Todos tenemos nuestro puñal en el costado.

Y ahora descansa porque lo que se acerca es tormenta.

lunes, 1 de marzo de 2010

MASILLA DE PAN ALEMÁN, COLA DE RATA Y POTERAS


La boga pica chiquito porque tiene boquita de piñón y no sabe de grandes dentelladas. Se devora el cebo de gusarapa o pan alemán a mordisquitos diminutos de señorita bien en salón de té inglés. Así y no de otra manera hay que comerse las tentaciones para que se nos atasquen en el respirar necesario. Porque evitarlas es tan difícil como lo es para la boga resistirse a la masilla de pan alemán que se mezcla con la maestría de unas manos toperas sobre las que cae la ceniza de un Romeo y Julieta a orillas del Bullaque. Porque es imposible resistirse a ellas como la trucha no puede zafarse de la mosca de pluma delicada en latigazos certeros de cola de rata. Porque es inviable dejar de sentirse seducido por el pecado como lo es para la Carpa Royal el pasar sin mirar la patata cocida que encierra en su entraña la triada de una potera mortífera de Farias y caramelos de eucalipto.

Hay narices que todo lo huelen.

Y esencias que en todos los humos viajan.

Hay espíritus que vagan entre los sauces, los robles, las chaparras.

Pero como bogas apenas chupar el cebo como única forma de no morir en el intento.

(Sé viejo, que caminas a mi par)
Se ha producido un error en este gadget.

Océanos

Océanos
Los sin fondo