viernes, 27 de febrero de 2009

LADY GODIVA


"Cuando la ambición se apoderó de su esposo, el Conde de Coventry, ella le pidió que rebajara sus impuestos. El conde accedió, pero con la condición de que Lady Godiva recorriese Coventry a caballo sin más vestidura que su largos cabellos. La dama así lo hizo, no sin antes acordar con sus vecinos que estos se encerrarían en sus casa para no perturbarla en su desnudez. El día elegido Lady Godiva se paseó desnuda por el pueblo, montada en su caballo, mientras todo los vecinos de Coventry permanecían en sus casas encerrados y con las ventanas cerradas.
La leyenda que según los historiadores puede estar basada en una historia real —al menos parcialmente—, finaliza aclarando que el esposo, conmovido por el gesto la valiente mujer, cumplió su promesa y rebajó los impuestos"

Robin Hood: robaba a los ricos para dárselo a los pobres (leyenda, of course). Mil películas.
Lady Godiva: mismo fin por medios menos dolosos. Cero películas. Bueno, Jane Fonda salía disfrazada de la mencionada en una película, pero mas que un homenaje a la figura era una caricatura algo burlesca.
Nuestra vida. Nuestra cultura. Nuestro yugo.
Yo me desnudo todos los lunes. En vez de caballo, una Ducati Monster. En vez de largos cabellos, una capa de invisibilidad. Cada lunes me tiran a tomatazos de la montura, pero todos los domingos sueño que el lunes siguiente será diferente.

martes, 17 de febrero de 2009

NOKIA



Me empecé a cargar como un Nokia. El primer rayo de sol me dejó paralizada. No me quería mover. No me podía mover. Moverse: ¿hacia donde?. El asiento hacia atrás. La luz se cuela por arriba, por delante, por los lados. Las gafas de sol no abarcan a frenar tanta claridad que alguien había escondido por semanas y que ahora se libera sin dosificación posible.
Sonó una canción tarareable. Se me queda pegada a la esponja de la cabeza. Me repite toda la tarde. Tomo almax pero nada.

- Prometí quererte hasta la muerte, pero el primer día de tu ausencia apareció una mujer y, no se, fue mágica.
- Si por mágica entendemos que levita y nadie más la ve aparte de ti, hazte mirar lo de la esquizofrenia.
- Estás celosa.
- Será eso...

Sonrío. Las marcas que antes me surcaban la cara tras una sonrisa se han quedado a vivir conmigo. Será que las trato bien.
- ¿Dónde has dejado la moto?.
- En el garage que usa de burdel tu madre.
- Eres vulgar.
- Pues tu ni eso.

Entro y una de las chicas me mira nerviosa mientras juguetea con un boli bic de capucha mordida. Bonita capacidad la de dejarse seducir por el desasosiego de las conductas azarosas. De nuevo sonrío. Empiezo a pensar que este frunce de la cara me favorece.
La bateria se ha cargado. El Nokia vuelve a funcionar como si nunca hubiese sido invierno. Ummmm, el látigo de siete puntas sigue oliendo a la sal de tu sudor.

LO VES PERO NO ESTA


Es una cuestión de física cuántica. Yo, como soy neófita en la materia, digo lo que escucho con la petulancia y la inconsciencia propias de la ignorancia, que para mas INRI, es muy osada. Las moléculas, en continuo movimiento, hacen que lo que vemos pueda no estar ahí, aunque el hecho de que probablemente el objeto esté ahí, es lo que indica que digamos que algo esta "ahí". Toma ya. Te cuentan esto en una serie de entretenimiento banal y se quedan tan pichis...
El Oráculo ha estado ausente. Su mente. Su cuerpo. Su alma. Ausentado de los asuntos mortales. Desaparecido también en otros menos terrenales.
He vuelto. ¿Tienes algo que decirme?

lunes, 2 de febrero de 2009

MUERTE SÚBITA POR BELLEZA SIN CORTAR


El síndrome de Stendhal es una enfermedad psicosomática que causa un elevado ritmo cardíaco, vértigo, confusión e incluso alucinaciones cuando el individuo es expuesto a una sobredosis de belleza artística.

Tiene esta denominación por el famoso autor francés del siglo XIX, Stendhal (seudónimo de Henri-Marie Beyle), quien dio una primera descripción detallada del fenómeno que experimentó en su visita en 1817 a la Basílica de la Cruz en Florencia, y que publicó en su libro Nápoles y Florencia: Un viaje de Milán a Reggio:

"Había llegado a ese punto de emoción en el que se encuentran las sensaciones celestes dadas por las Bellas Artes y los sentimientos apasionados. Saliendo de Santa Croce, me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme"


Hoy es cada mañana. Nazco con los ojos aun pegados por la resina que fluye de los sueños y la miro sin parpadear. Mi corazón peta de felicidad, bota y rebota en mi pecho cansado. Hoy tenía el flequillo trasquilado y la promesa almendrada bajo los párpados serenos. Me falta el aire y no cabe mas en mis esponjas pulmonares . La belleza de su piel, su pelo, la promesa apenas formulada en sus manos relajadas, me lleva a pensar que voy a morir de gozo.
Pero me recupero.
Levanto la persiana y descubro que llueve otra vez.
Es lunes y ella es el tesoro que nadie podrá arrebatarme.





Se ha producido un error en este gadget.

Océanos

Océanos
Los sin fondo