jueves, 26 de mayo de 2011

UP-DOWN


Se equivoca el que achaca su estado de amargura a la felicidad ajena.

- Claro, si tu tuvieses lo que tengo yo encima...

Y no niego que hay pesos insoportables, pero no sonríe mas el que nunca cayó, sino el que a fuerza de hacerlo aprendió a precipitarse al suelo con cierto grado de elegancia y que dominó como nadie al arte de sacudirse el polvo de la vestimenta con el gracejo de una bailarina clásica.

El miedo a tropezar amputa el paso y sin paso no hay camino hacia ningún lado y te conviertes en estatua de sal que, poco a poco, se degrada con el viento hasta desmoronarse, desaparecer de la presencia y la memoria.

Polvos fosforíticios de melaza almizclera, papelinas de belcanto y volutas de plomo fundido a cero grados. ¿Quién me quita el resuello de la carrera en esta tormenta brava de primavera?.

martes, 24 de mayo de 2011

EN OTRO ORDEN DE COSAS...

En otro orden de cosas siempre nos quedará el pelo erizado al mirar los tesoros ciertamente importantes.

Los corazones hambrientos de los nuestros y los vívidos recuerdos de un acorde imaginario una tarde de verano cualquiera. No cualquiera no. Aquella tarde de verano que no volverá aunque nos queda su esencia de preludio de otras que habrán de venir.

En otro orden de cosas nos queda la vacuna contra los dolores de mampostería que como gárgolas de parque de atracciones nos observan desde su falsedad de copia barata.

En otro orden de cosas me aferro al olor del tartán y al verde aguijonazo de la alfombra que lo rodea. A los pasos que son tambores y los latidos que son camino que me contempla.

En otro orden de cosas me quedo con las ciruelas y los flequillos que enmarcan miradas de yerbabuena.

En otro orden las manos de uñas mordidas y las faldas de princesas. Los años bien envejecidos y los senderos rojos de las rañas de mi tierra.

También me agarro al sistema binario, a las palabras pensadas en voz alta y a los pájaros que sobrevuelan los yermos páramos de la desvergüenza.

Menos mal que tengo anclas para que no me arrastren las corrientes negras de las negras sirenas.

PD. A la confiscadora de parabienes que lo hace por el mero hecho de reirse onomatopéyicamente, decirle desde el vasto rasgo de mi sonrisa mas franca, que para la próxima vez que le visite el Sr. Pérez, tenga a bien pedirle la capacidad de razonar que el parabien sea anhelado por alguien, pues si no, nadie habrá de molestarse en buscarlo.

jueves, 12 de mayo de 2011

DANDO LAS LARGAS


Al parecer existe una raza de peregrinos harto peligrosos. Por si acaso, estaremos atentos.

Y es que todo depende del contexto.

Te estoy dando las largas desde antes incluso de que me puedas ver.
Te doy las largas para que me mires y no exista nada mas. Las largas para que sepas que te vas a encontrar un peligro a dos curvas de distancia.
Largas intermitentes, impertinentes y beligerantes.
Largas de las que congelan los instantes.
Y cuando consigo tenerte a tiro me tiembla el  dedo porque ya no quiero que me veas, que lo que quiero es esconderme en el agujero de la indiferencia ajena.

Señales brumosas en una carretera sin asfaltar una noche de luna nueva.

Encajes, liguero y sombra oscura. Tercipelo en las paredes de mi esperanza y cabecero de latón dorado para que me dejes amarrada. Largas en carretera cerrada. El brillo del neón por la ventana te da alas y entonces me llevo la mano a la boquita en forma de O perfecta y protesto airada:



- Usted se confunde caballero.
- Me confundiría si usted fuese una señora.

miércoles, 11 de mayo de 2011

ONIX

El azar es un embuste.

Figuritas negras que tornasoléan al desquicie de mi mirada.

Guardian de la luz es el amor que me espanta y me deja colgada del alambre de espino que ni soga ni lazada, apretando, asfixiando volviéndome la mirada al blanco mientras del pecho, exhalado, el turbio vapor de una roca volcánica INCANDESCENTE.

Plata filibustera que en monedas se derrama cayendo por la sima de los vacíos de todo lo que no me dices.

De la luz, centinela, no me dejes caer en la tentación y líbrame de todo mal antes de que Dios me pille por banda y me ampute de cuajo las alas.
El mundo entero en sus manos. Que casualidad ni que niño muerto. Señales grabadas a fuego en la escarcha. Metales que se evaporan en una tarde sin viento mientras el agua verde se come las esperanzas de aquellos que nunca fueron cuerdos, ni atalayas ni brazada.

Nunca tendré principios. Por no tenidos no pude perderlos y de hallarlos los desecharía al no reconocerlos.  Ventura la mía que la luz me quiere y me resguarda aquí, en la torre desde la que vigilo que ni el aire ni la bruma puedan dañarla, con la espada de ónix y la mano de fina plata.

miércoles, 4 de mayo de 2011

BALADA PARA OJOS GLAUCOS

GLAUCOS , como de pez abisal...

ANTE MIS PERENNES VOLTERETAS.

Como si el volátil ser no supiera que son invisibles las piruetas condenadas a morir en el sendero yermo que conduce al alma ausente de una veleta.

Ojos en "crash" que no miran ojos sino que buscan el desierto de la frente surcada de lineas de sorpresas nunca formuladas.

El sol se pone sin testigos una tarde de primavera.

Glaucos, ya te digo, TRANSLÚCIDOS, que no ven pero cuentan por qué ya no miran.

ONLY THE YOUNG...

Solo la juventud puede replegarse sobre si misma tantas veces como le permita el origami infinito del universo.

PARADOJA: Yo soy doblez y tu madera seca.

Rebotan los secretos en la plata del camino de regreso a casa cuando el miedo a la pérdida se mezcla con las plumas de las almohadas donde se sueñan los logros por alcanzar y que se tocan de tan cerca.

MORTALES Y TIRABUZONES.
Baladas para ojos glaucos.
Se ha producido un error en este gadget.

Océanos

Océanos
Los sin fondo