martes, 5 de junio de 2012

LAS PINTURAS DEL MUNDO FLOTANTE

"La gran ola de Kanagawa"

Y de repente te preguntas cuando tomarán tierra los objetos, cuando se asentará el polvo, cuando relajarán las insolentes murallas su inexpugnabilidad por contrato. Y en un instante comprendes que tu eres uno más de los elementos flotantes que bailan en brazos de fuerzas incontrolables por desconocidas.

La espuma me bucea hasta la esponjosidad de los pulmones donde se balancéa en el mortal vaivén de la ola que es su esencia. Quiero respirar, pero no me sale. He perdido práctica de tanto aguantar el aliento escondida tras la cortina que me hace invisible. Los zapatos de la Bruja del Oeste asoman bajo el visillo, pero por suerte las miradas altivas no se vierten por el enlosado a cuadros de ajedrez donde me pido la reina blanca.

Desde el trampolín que se refleja en los espejos de las gafas que esconden los reveses de tu caminar, me he lanzado en singular pirueta sin olvidar que las manos deberán abrir hueco en el agua para alojar mi cuerpo estirado como un principio inquebrantable.

Huellas pequeñas pero profundas.
Arrugas resistentes al botox.
Cicatrices en el honor.
Polvorones de diamantes y cardamomo que "ni-palante ni-patrás".
Hasta los cojones de los botones que no sirven para nada.

-¿Qué es eso?.
- ¿El qué?.
- Ese murmullo.
- Música.
- Quítalo, me desconcentra.

- ¿Qué es eso?
- ¿El qué?.
Ese silencio.
- La ausencia de la música.
- Te oigo pensar. Deja de hacerlo,  me desconcentra.
Sonrío por dentro.

- ¿Qué es eso?.
- El aire que respiro y es tan frío como el cristal roto con el que te grabaré en las entrañas las instrucciones para alcanzar la concentración.
........................................
- No si ya puedo....
- Perfecto. ¿Pongo música?











5 comentarios:

llamameloca dijo...

A tiempos convulsos y rios revueltos, no va a quedar otro remedio que descubrir una nueva aleación secreta de corcho y aceite para confeccionar una preciosa y exclusiva colección de vestidos veraniegos que ponerse cada día.

Tranquilino González dijo...

En qué mundo sucede esto? Mundo flotante o sub mundo infernal???

Abismo dijo...

Hay días que todo molesta para poder escucharse uno mismo respirar...
Besos abisales

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

En respuesta:

Llámame... Voy a necesitar un guardarropa completo de la aleación mágica.

Tranquilino: Flotando en el mar oscuro del submundo infernal... con Hades mirando con los ojos ardientes del dueño del antro.

Abismo: Abisales y magníficos besos desde la Suiza imaginaria.

llamameloca dijo...

Pues habremos de pedir a los Sres. Grimm la receta secreta de Rumpelstiltskin, que posiblemente con un par de cambios en la fórmula nos sirva para confeccionar esos vestidos, igual que él podía convertir la paja en oro.

Se ha producido un error en este gadget.

Océanos

Océanos
Los sin fondo