miércoles, 16 de febrero de 2011

MAGIA DE MERCADILLO



 ¡No a nosotros, Señor, no a nosotros! ¡Si no a mayor gloria de tu Nombre!; entonces, bajando las lanzas y espoleando caballos, se arrojaban, envueltos en una nube de polvo, como una tempestad sobre el enemigo...

Que no se desvanezcan los actos insólitos y valientes, aunque sean estúpidos, porque estúpidos son los que nunca fueron ni insólitos ni valientes y valientes son los que aunque estupidamente,  sueñan con lo insólito.

Porque lo insólito de pronto se hace cierto.
Porque lo valiente acaso se traza en himno.
Porque  lo estúpido no siempre es necio.
Porque cada destino empezó siendo camino.

1 comentario:

Srta. Nostalgia dijo...

Todo destino empezó siendo camino... Ais, Oráculo, ojalá algún día yo llegue a mi destino, si es que hay alguno para mí.

Genial, como siempre. Un beso.

Se ha producido un error en este gadget.

Océanos

Océanos
Los sin fondo