lunes, 6 de febrero de 2012

DE TRASCENDENCIA RELATIVA


Y sobre todo.... QUE NO SE NOS OLVIDE RESPIRAR.

Mientras respire todo será por empezar, por acabar, por continuar. Si el lamento de mi pecho no decrece en intensidad la puerta estará abierta.

He vuelto a casa. Traigo la maleta llena de papel de regalo arrugado, falsos techos de un blanco impoluto, puñaladas que me hirieron, pero que no consiguieron el objetivo de fallecerme, burbujas de luz, pedestales de mármol rosa, flores nunca regaladas, besos por relamer y abrazos de los que funden a negro.

Mientras respire no habrá sitio para la muerte.

Mientras mantenga la mirada de los traidores leeré sus patrañas antes incluso de que las lenguas las mientan a paladas. Mientras suenen las campanas y yo las escuche tendré tiempo de llegar a la boda con mi alma.

De trascendencia incierta, relativa la llaman, es mi presencia. No soy nada. Lo soy todo. Todo que nadea o nada que crece hasta ser tan descomunal como el suspiro de un muerto.

Y entre tanto soy la reina de la atalaya. La diosa de los vencidos. La esclava del acero templado. La que ama. La que vive. La que llora. La que folla y también la que en cada latido se desangra.

Mientras tanto... lo importante es aguantar la mirada del que pretende cortar el cuerno al unicornio y el resto... bueno, ya sabeis... no olvideis respirar.

5 comentarios:

llamameloca dijo...

Todo es relativo en esta vida...
Si no que le pregunten a Newton, que un buen día vino un señor que trabajaba en una oficina de patentes a decirle que eso de la gravedad no era tan grave... Y luego inventó la bomba atómica... quizá para no dejar rastro tras la explosión...

Respiremos que es gerundio o como dijo el maestro "en dos palabras" Res-piremo(no)s.

Ah, y ni se te ocurra dejar que nadie te quite tu oxígeno.

Que el viento remueve las hojas, pero solo vuelan un ratito y luego vuelven a reposar sobre el suelo.
Cada una en el sitio que les corresponda esa vez... hasta que en primavera y como por arte de magia desaparecen para dejar que aparezcan otras nuevas, que caerán y revolotearán tras el siguiente cambio de estación.

El ciclo sin fin...

El Joven llamado Cuervo dijo...

Respirar es cosa buena, sin dudas...

Leo dijo...

De respirar depende todo, si no lo hacemos nada tiene sentido, pero mientras respiramos vivimos, y eso significa amar, sonreir, odiar, sufrir, sentir, mirar... todo lo que conlleva estar vivo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Aguantar siempre es un camino de espinas... Pero es la forma de conseguir algo.

Saludos y un abrazo.

LuZerna dijo...

Trascendencia relativa, pero abrasa el aire hasta hacerlo irrespirable.
¿Qué se sigue en pie en la atalaya? Sí.
Pero con veintiún gramos de menos.
No soy tan cobarde como para dejar de respirar...

Beso

(Se te echa de menos, oh Oráculo)

Se ha producido un error en este gadget.

Océanos

Océanos
Los sin fondo