miércoles, 16 de enero de 2013

A FLOR DE PIEL

Sobrevivir no es una opción, es una obligación.
Hay que tatuarse los ojos cada mañana para salir a la arena del circo donde, hambrientas, esperan las fieras. Sin dudarlo hay que comerse alguna de ellas para que las otras se vuelvan al foso temerosas de sufrir la misma suerte.
A flor de piel el renacer necesario de la herida que, si bien no cicatriza, deja de doler por puro cansancio.

RECOMENDACIÓN: Mantenla alejada de la sal y sufrirás infinitamente menos.

No te pongas el jersey verde cuando venga la primavera: es gordo, feo y pesa. Absurdo como un submarino descapotable.

Y si mañana nos voltea la cornamenta de la bestia que no nos ganamos, nos apartaremos el largo flequillo de los ojos y sencillamente reiremos, porque seguimos de pie por muy duro que azote la tormenta.

3 comentarios:

llamameloca dijo...

Porque no tengo el flequillo tan largo... que si no, en un ataque de egolatría, habría pensado que esta entrada está enteramente dedicada a mí.
... Voy haciendo lo que puedo ...

Anónimo dijo...

De pie o flotando, como La Corcho, porque hay tormentas que provocan inundaciones. RT

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

Hacer lo que se puede es mas que suficiente.
Viva el corcho.

Se ha producido un error en este gadget.

Océanos

Océanos
Los sin fondo