miércoles, 17 de marzo de 2010

ESPUMA DE MAR

Imagina el ruido sordo del fondo del mar.
Imagina ese momento en que, flotando boca arriba, con los brazos en cruz,  te has vuelto veleta, te has convertido a bote pronto en  rosa de los vientos.
Imagina la nariz al aire, los ojos cerrados, preñados de sal.
Recuerda como suena el suspiro cautivo que nace entre las costillas y la esperanza.
Imagina justo el instante en que las pestañas se te amontonan y una corriente algo mas fría te acaricia la nuca. No puedes verla pero ha venido porque tu la has llamado.

Dejas escapar el aire y te hundes un tanto. Luego te lo comes de nuevo, te llenas de olor índigo y vuelves a emerger  como balsa, el pecho, que se calienta con el sol (el sol.... el que pensamos que se había marchado para siempre pero que te aporréa, tocata y fuga, sobre la piel erizada).

Y entonces llega ella con la cola de pescado azul (con omega 3) y acerca su aliento a tu oreja llena de Windows XP y te llama por tu nombre, el de verdad, el que sólo ella sabe, y te giras para amarrarte a  la curva de su cadera escamada en plata, a su pelo de hilos de brea, a sus brazos blancos, fríos, eternos y te hundes en el instante en que queda flotando la espuma que fuiste, arriba, separando el cielo del mar, la vida de la muerte, el bien del mal. Como si todo fuese posible. Como si nada tuviera remedio. Sólo burbujas.

6 comentarios:

Lady Pirata dijo...

Varias cosas:

Decía Einstein que lo mejor llega por medio de la fantasía y la esperanza, no tanto por la capacidad de absorber. Si lo decía el genio...

Los cantos de sirena, despiertan levedades , y las convierten en posibilidades, y más si se come bien, omega3 y arroz integral, es una buena combinación.

Tengo una imagen hecha donde hablo de lo que fuimos y seremos, serendipiaaasss, que no plagio, pitia :)))

El final, muy bueno, voy a pensarlo un rato.

¡Un besico!

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

Pues yo, a Einstein no le pienso llevar la contraria, así que SEA.

Sueño sirenas todo el rato...

Lady Pirata dijo...

Consciente, consciente, no soy... pero es que no veo la frialdad de este templo, la verdad, por ningún poro :)

Más lista que un conejo, juajajajaja!!!

yole dijo...

Hermosas espumas de sirena...me encanta el Omega 3 ;-)

¡Y ese cuadro de Klimt!

Alya dijo...

que ganas tengo de que haga buen tiempo y se pueda ir a la playa a tomar un poquito de sol y un bañito. que relajante!

ChicaMonstruo dijo...

En la historia original de la sirenita el príncipe no se enamoraba de ella. Entonces sus hermanas conseguían una daga mágica que la haría volver a ser sirena si mataba al príncipe. Ella al no querer matar a su gran amor, aunque este no la quisiera, se convirtió en historia de mar.
Tu texto - tu delicioso texto- me ha hecho acordarme de esa historia.

Se ha producido un error en este gadget.

Océanos

Océanos
Los sin fondo