jueves, 13 de enero de 2011

LA LIGA DEL MAL

La liga del mal, la de la justicia, la de las mujeres extraordinarias y la de los usuarios y usuarias de Thermomix.
La liga de las amanes del Vips Club Nature, la de las sembradoras de diamantes de monoamonio, la de las cazadoras de hormigas en la isla de los volcanes. A todas gracias, por hacer de lo cotidiano el extraordinario brillo fugaz de lo que ha pasado tan aprisa que no sabemos si lo vimos o lo imaginamos.
Brindo por las gafas ¿qué gafas?, por el verde tóxico, porque SON FAAALSOS, los Petas y los Teras, los Jumpers, el Keyboard no present.
Amén por el paraguas y aquellos que cobijados bajo él esperan muy juntos a que escampe.
Salud por la maldad de los buenos que no es otra cosas que el temor de los malos por ser descubiertos en su falsa beatitud.
Tres hurras porque los martes no se conviertan en miércoles y porque los "click" sirvan para ser mas altos, mas fuertes, mas listos, mas decentes, EVOLUCIONADOS hasta el infinito y mas allá o tan sólo al otro lado de la esquina.
Por los Reyes Magos con zapatos de Zara.
Por el arte sin cejas.
Por el brillo de los arco iris mono iris y los monocromos morados.
Por todo ello doy gracias HOY,  porque mañana , quizás, olvide darlas a todos los truhanes y los señores que en volandas me llevaron.

6 comentarios:

Llámame loca dijo...

Increible el modo en que has reflejado una corta historia. Corta en tiempo, pero intensa en vivencias. Una historia que confio en que tenga muchos otros capítulos, y nos dará igual si los televisan en martes, miércoles o en fin de semana. Porque lo importante no será si el poema a los triángulos naranjas es original o plagiado... lo importante será disfrutar del poema mientras se lee.

Gracias a tí por tu paragüas, y nunca lo olvides: "Todo funciona mejor si lo enchufas"

Anónimo dijo...

amen.

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

Es que venga F1, venga F1...y el keyboard no present.

Anónimo dijo...

Gracias por dejarme compartir con las Superheroinas del Mal mis penas y alegrías, las gafas, los señores y (cómo no!) los truanes, los pergaminos y aquello que en cada momento me apetece compartir.
Gracias por el respeto, el silencio y las risas.
Y no me podré olvidar de dar las gracias al mágico paragüas rojo y al suelo, en el que por suerte en ocasiones aterrizamos.

Llámame loca dijo...

Es que de vez en cuando es bueno aterrizar en la tierra... aunque últimamente, no sé por qué, pero el suelo tiene una atracción fatal sobre mi... que ya van dos.
Y todo por culpa de Newton, las siestas a la sombra y las manzanas maduras!!!

Srta. Nostalgia dijo...

Sigo aquí, desde las sombras, leyéndote. Aunque ya estoy recuperada casi al 100% (y es lo mejor, si no, ¿sobre qué escribiría?), los exámenes, para variar, me absorben. Esperemos que siga teniendo estas ganas en febrero.

Un beso, Oráculo.

Se ha producido un error en este gadget.

Océanos

Océanos
Los sin fondo