domingo, 4 de noviembre de 2012

BUCLE




Quiero que no suceda absolutamente nada más. Quizás lo deseo porque lo prefiero a que lo que pase me arrebate la esperanza,  la de ser un cruce de caminos en tu cama. Quiero sobrevivir  burlando el miedo a enfermar de soledad eterna.

No es de recibo estrangularse las ganas de tatuarme tu nombre en la lengua a golpe de trompeta. 

En tu nariz se columpia el tiempo,  justo en el corte que no existía, el del antes y del después mientras parpadeas tranquilo porque estás a salvo y en casa.

En el corcho del pasillo has colgado la vida y entre los pliegues de las sábanas sucias, los sueños que se convierten en calabazas a las diez.
¿Cuántas vida tengo que desperdiciar para ganar el premio?

6 comentarios:

LuZerna dijo...

Qué desesperante el bucle en el que esperas que pase pero no llega. ¡Sin embargo que chispa que aún haya una posibilidad!

Srta. Nostalgia dijo...

Espero que no pase mucho más tiempo, estamos desperdiciando toda una vida valiosa.

Me alegra enormemente que hayas vuelto, te echaba condenadamente de menos por aquí. Un beso.

Darío dijo...

A veces pienso que todo es perder el tiempo y mi vacío suele confirmarlo. Un abrazo.

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

La esperanza vive en cada uno de los suspiros arañados en la espalda del condenado.

llamameloca dijo...

Decididamente parece que hemos estado en los mismos zapatos, aunque sólo el mio tenga Piedra dentro...
Los estados no-urgente y estable ¿son perder tiempo? ¿o ganar tiempo?
Sólo el Tiempo lo dirá....

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

El tiempo no se pierde, solo transcurre.

Se ha producido un error en este gadget.

Océanos

Océanos
Los sin fondo