viernes, 27 de agosto de 2010

SIGUE LA CORRIENTE


- ¡Oye! - me grito - Que sepas que he leído tu diario y en él las cosas horribles que opinas sobre mi.
- ¿Por qué has leido mi diario?.
- No me cambies de tema: te has pasado. Eres mala persona porque opinas cosas horribles de mi.
- Es posible, pero ¿por qué has leído mi diario?. Es mío, privado y lo tengo escondido debajo de la cama. ¿Cómo has entrado en mi casa, buscado y leído mi diario sabiendo que es algo privado?.
- ¡Minucias!: eres mala persona por escribir cosas feas de mi sabiendo que puedo entrar en tu casa, romper el candado del diario y leerlo.
- Visto así si, tienes razón: soy una mala persona, porque sigo pensando que eres una loca peligrosa y lo volvería a escribir en mi diario.
- Yo nunca pasaría ese límite.
- Eso te hace mejor persona que a mi, sin duda: mira, ayer sin ir mas lejos me atreví a meter en el horno ENCENDIDO  algunas partes de un bebé de oveja . Creo que eso ya debe ser constitutivo de delito, pero lo empeoré: ME LO COMÍ DESPUÉS.
- Oh Dios, eres un monstruo.
- Eso me parecía....

4 comentarios:

enne dijo...

Por eso nunca tuve un diario, ¡por si les daba por leerlo!

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

Es suficiente el castigo del que lee lo que no debe...

Mimí- Ana Rico dijo...

Jejejeje

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

jjjjjjjjjj... verídico...jjjjjj

Se ha producido un error en este gadget.

Océanos

Océanos
Los sin fondo