miércoles, 24 de noviembre de 2010

LLAMADME SUIZA

Desde hoy soy Suiza.

Igual se me acaba mañana porque mis propósitos son tan efímeros que el Mascarpone y como tal, enseguida amargan.

Suiza para todos los reyes de los hombres y todos los reyes de los caballos.Hasta que me caiga del muro y ya no me puedan recomponer las cáscaras.

Suiza de Tal, como las Fulanitas.

Suiza la del don sin din, los cojones en latín, ni para acá ni para allá, ni mucho ni poco ni primo ni esparto, tan sólo en el centro de nada y de todo para que las corrientes me mantengas enhiesta como una campana que toque a muerto.

Si te dicen que caí será mentira, porque Suiza siempre gana (incluso a las chapas) y de queso y chocolate llené mis esperanzas y un guarda "vaticano" de colores me guarda la espalda.

5 comentarios:

Llámame loca dijo...

Y yo que tengo la impresión de que no vas a poder ser Suiza para siempre... ;)

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

Para siempre suena muy retirado, efectivamente. Con ser Suiza hasta, que te digo, el verano, me conformo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Suiza... fría pero verde...

Saludos y un abrazo.

CabezaDeMonte dijo...

Yo preferiría ser suizo, un bollo suizo, digo, al menos tiernito y reconfortante!

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

Ha pasado el verano y sigo siendo Suiza.

Se ha producido un error en este gadget.

Océanos

Océanos
Los sin fondo