jueves, 4 de febrero de 2010

USTED SE CONFUNDE CABALLERO


- Usted se confunde caballero, que yo soy una señora.
- Pues cuando te retuerces como una gata en celo no lo parece.
- ¿Cómo?.
- No parece ni que me confunda ni que seas una señora.
- ¿Quiéres decirme que las señoras no tienen calambres en la entrepierna?.
- No las que yo he conocido.
- Dudo que puedas reconocerlas, después de todo te criaste con tu madre y sus hermanas.
- Eres una zorra.
- Me falta el rabo que a ti te sobra.
- Y a ti lengua.
- No decías eso hace un rato.
- Ni tu parecías una señora.

La noche había cogido el metro y estaba para llegar al centro donde se alzaba el pequeño Hotel "Las Meninas", el más bonito de la ciudad, que no el mas caro.

8 comentarios:

rlfox dijo...

Te sigo...
No quiero pagar...
Deseo pasar y basta...
Dejame cobijarme en tus letras...
Salu2
:)

yole dijo...

El buen hacer y el buen expresar no tiene confusión "paseando", despacio, por los caminos de tus letras.

Gracias.

n darko dijo...

"-me falta el rabo que a ti te sobra"
Esa frase me ha matado!

Totus in Illis dijo...

Si no sabe diferenciar zorras de señoras, tal vez no merezca a ninguna de las dos.

ChicaMonstruo dijo...

Igual no ser una señora tiene más gracia que serlo!
Fantástico, como siempre =)

Letii * dijo...

"-Me falta el rabo y a ti te sobra."
Buf menuda frase! me encanta!
Te sigo ;]

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

Uf, como os ha gustado lo del apéndice... ¡cómo iba yo a suponer!. Me alegro de igual forma. Habrá más, pero supongo que racionado. Besos y gracias a todos.

Jazziturno dijo...

Como he dicho en otro Blog hace unos minutos. Me encantan los diálogos. Y de este tipo mucho más. Saludos.

Se ha producido un error en este gadget.

Océanos

Océanos
Los sin fondo