lunes, 13 de diciembre de 2010

AMOR DE RAYAS

Amor de rayas rojas y naranja. Alguna incluso verde, el color de la esperanza y del tapete del mus que tenemos sin estrenar y donde vertemos con cuidado los amarracos de plata.
Amor con guinda en licor, con botas de agua de color magenta como la portada del album donde guardan los sueños los relojeros de tu corazón.
Amor de otoño con niebla que gotea en las farolas que custodian el camino a casa, tu casa, la nuestra. Mi casa.
Tengo para darte y regalarte una caja surtida de amores de dudosa procedencia pero deliciosos a la vista, al gusto y al tacto. No llevan el envoltorio reglamentario, ese que les protege de las bacterías y los estornudos ajenos. De hecho habré de confesarte que los cogí uno a uno con los dedos desnudos que chupé golosamente al colocar el último.

Y eso es lo que tengo.
Y se que te es suficiente.

Y el sol se quedará a vivir en mi cocina mientras dure el invierno.

2 comentarios:

Leo dijo...

Yo también quiero que me hagan ese regalo de caja de amores. Disfrutadlo en esa casa vuestra, en esa casa tuya, y cocedlo a fuego lento, para que coja todos los sabores y se mezclen bien originándose uno sólo e inconfundible.

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

Amén Leo.

Se ha producido un error en este gadget.

Océanos

Océanos
Los sin fondo