martes, 11 de octubre de 2011

SOY EL LOBO


Pervertir a Hobbes hasta declarar que soy un lobo para tu lobo  lo que nos condena una y otra vez al desafío.

Por encima del mantel  vuelan la espuma de la rabia mientras te flanqueamos como felinos del hemiciclo.

No me asusta su dentellada porque soy animal de frutero, vivo entre peras y manzanas y me sostengo en fa.

Hemos crecido a lo alto y a lo sabio. Enjutas como brujas hemos sorteado las yagas visibles y nos hemos cosido con bramante la invisibles. Ser feliz era cuestión de olfatear lo que nos rodeaba pero tu no tienes nariz y la mía está al servicio de la sangre. Que putada.

No estoy a su alcance ni él en mi esfera de acción. Es un duelo infinito en el que serás tú la que salga perdiendo porque nos verás perecer para renacer una y otra vez hasta que seas tú la que desfallezcas.

Alzamos el hocio al aire y aullamos en silencio porque en la mesa ya no queda lugar para la falsa cortesía entre los pliegues de las servilletas de humo. Las volutas del tiempo se enredan en mi pelo y en sus ojos de puñalada en ombligo de virgen.

Calados como paraguas de dos reales solo queda la terquedad de seguir a tu lado hasta que la piedra se resquebraje, un día más.


¿ Y de postre?

Colajet para todos menos para la loba inmune a la plata.

5 comentarios:

El Joven llamado Cuervo dijo...

Escrito con uñas. Pergeñado a dientes. Pura sangre. Puro salvajismo de lobo.

Nina dijo...

¡Excelente!

Besote enorme.

llamameloca dijo...

Hasta yo (y mi teclado viperino) temblamos al leer estas palabras...
A veces las macedonias pueden ser indigestas.

Anónimo dijo...

Ya lo entenderé, seguro que el lobo tiene piel de cordero, y quien está realmente disfrazado (de pera, manzana, incluso de lobo) es el corderito.
Pero los disfraces dan miedito, sobre todo los que no se ven como tales.
RT

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

Al lobo feroz que tan solo le tema aquel que le pone cepos que le amputan las patas.

Se ha producido un error en este gadget.

Océanos

Océanos
Los sin fondo