sábado, 19 de marzo de 2011

HELADO DE VIOLETAS



El helado de violeta sabe a mantel blanco con fuego al fondo y un reloj dorado que marca las risas.
Tiene un gusto a ironía pero un atractivo punch a inteligencia destilada en alambique fino.
El helado de violetas se sirve atemperado, con largas cucharas de alpaca y la tulipa, que es de galleta, no te atreves a tocarla por miedo a que se te olvide la última cucharada del lila elemento.
El aroma a violetas te estrujan los recuerdos y te llevan al rastrillo de los viernes, a la puerta de misa un domingo, con la abuela, a cajas de lata para guardar tesoros inexplicables.
Entre cucharada y cucharada de helado de violetas puedes llegar a comprender que los murciélagos tienen mas gracia que los pájaros y que los abuelos se mueren si se suben a los árboles.
Para acompañar este postre, una tetera amarilla llena de agua hirviendo y unas hojas de te blanco si a la camarera no le molesta ( si supone ofensa, con el agua hirviendo nos vale, no vaya a ser que luego nos niegue cerillas para el invierno).
Es tan fácil perder la noción del tiempo en torno a un helado de violetas...


7 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo poco que dura un helado de violetas, sobre todo cuando es compartido y reutilizan el barquillo (para el cliente siguiente). Si es que así no cunde!!!!.
Aunque siempre que me digais ven lo dejaré todo y me llevaré mi arbol rojo (que no verde) para compartirlo.
Mil gracias

LuZerna dijo...

No he tenido el placer de saborear el helado de violetas...y me tengo que conformar, no seré de mantel de hilo fino.

El olor del hule de la casa de mi abuela siempre me trasporta a mañanas con legañas y a nata asomando del cazo de leche, es lo que hay...

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

Luzerna...fino, lo que se dice fino... pues que no era mucho. Solo era blanco!

llamameloca dijo...

A mi, el sabor de las violetas también me devuelve a la infancia. ¿Es posible, oráculo, que hayamos descubierto el motivo por el que me gusta tanto el malva?

Entre tanto, el aroma de violetas también evocará el placer de la buena compañía, la ambigüedad de los dobles sentidos, el sarcasmo de la ironía más fina y la gracia de las bromas sencillas...

Nostalgia, en definitva, de un rinconcito de felicidad compartida, que permanecerá en la memoria hasta el infinito (y más allá).

Curiyú dijo...

No lo tomes a mal, pero parece más un helado de peyote. Por lo demás, tu descripción es exquisita.

Anónimo dijo...

Me gusta el helado. Me gusta tomarlo con una cuchara brillante.

Mimí- Ana Rico dijo...

Vengo pilladica de tiempo, oye que estoy fascinada por el nuevo decorado con este camino sin final supuestamente "siempre al oeste".

Besos descabellados para el/la irresponsable del oráculo, jajajaja.

Se ha producido un error en este gadget.

Océanos

Océanos
Los sin fondo