martes, 8 de marzo de 2011

AMANUENSES DE LA GILIÉTICA


¿Pregunta usted por el departamento de giliética?. Si, mire, justo en el pasillo, lo que parece un despacho pero que no lo es porque es terreno de corriente perpetua... como las nieves del Kilimanjaro.

De la carretera en penumbra surgieron mil destellos con el decidido propósito de dinamitar la poquitita cordura que quedaba en la mochila de los tesoros de Lara Croft. Y lo consiguieron.
Fobia a las bolas de cristal con nieve dentro.
Desánimo ante el hielo que tintinea el vaso en el que me ahogo.
No hay espada que corte tan fino aliento. Tan fino que se ha congelado en la última curva.

Brillo poliédrico como de caleidoscopio.
¿Donde guardas el rayo de sol que le robaste a la última primavera?. Junto a los calcetines desparejados y las tuercas que sobran del montaje de los muebles de IKEA: Entre giliéticos y tontomalos anda la fiesta.

Déjate de pijadas porque no es posible bridar el viento y mucho menos montar la escarcha que vomita el cielo. Lo indómito nunca se matriculó en internado suizo y se bebe los culos de los botellines que descansan en las cajas abandonados a la espera de ser recogidos por el camión de la basura. Porque de tanto serpentear se ha convertido en dragón de mar.

El que se viste de verde por guapo se tiene. Los hay muy osados. El verde es solo un color que poco tiene de milagroso.

Fotos no y menos desde abajo con esta nevada que se me cuela por el falso fondo de mi última encrucijada.

1 comentario:

llamameloca dijo...

¡¿¡¿Camino?!?!?
¿¡¿¡¿Qué camino?!?!?
¡¡¡Pero si ahí no hay ningún camino!!!

Y al tomar la curva apareció el camino que conduce hacia ese pasillo donde están las puertas del departamento de la giliética.
Departamento de puertas abiertas y terminales devueltos, no sabemos bien a quién.
Aún así, daremos el beneficio de la duda, sin afirmar (por falta de pruebas) que la voz que suena al otro lado pudo apropiarse de unas líneas que no le pertenecen...
(A eso lo llaman plagio, ¿no?)

Y cuando los cubitos de hielo sean imprescibles para sofocar la sed, Lara Croft volverá a coger su mochila, desafiará la distancia, y celebrará la fiesta con su vestido de noche, brindará con cava en copas de las que regalan con el chopped subida en un pedrusco cubierto de musgo verde.

Se ha producido un error en este gadget.

Océanos

Océanos
Los sin fondo