miércoles, 27 de enero de 2010

MI JEFE ES IDIOTA




- Mi jefe es idiota. Viene con esos pantalones de marca que le quedan como si fueran robados, los zapatos lustrados y los calcetines negros obsoletos. Se mete la mano en el bolsillo para rascarse la cola sin demasiado disimulo mientras me mira desde atrás. No tiene cuello y jamás le he escuchado un discurso coherente. Dice que el barco es suyo y si quiere lo hunde, pero resulta ¡Que yo voy en el barco!. Me paso el día corrigiendo todas esas faltas de ortografía que pone en los pos-it y...
- Cosas que pasan - él se lleva un trozo de pastel de cabracho a la boca mientras en la tele corren 22 tíos en pantalón corto tras una bola - Gol.
- ¿Me estás escuchando?.
- Claro.
- Pues me gustaría que supieras que te quise tanto como jamás pensé que pudiera querer, tanto, tanto, que un día me vomité a mi misma del dolor de no ser un trozo de ti. No quería ser si no era tu. No quería respirar si no era por tus poros ni quería que me latiese el corazón si no fuese a mayor gloria de tu nombre, amor. Eso fue un lunes. El jueves me enamoré de B y le quise como jamás pensé que pudiera querer, tanto, tanto, que me devoré a mi misma por el ansia de no ser su nombre. No quería ser si no era su reflejo en un espejo. No quería vivir si no era en  su almohada ni quería pensar si no eran sus pasos. Pero eso fue el jueves, porque luego me aburrí y volví a quererte a ti, tanto, tanto....
- Ahá... - otro trozo de pastel de cabracho a la boca - ¡Pero arbitro, cabrón!, ¿desde cuando ese es penalty?. Perdona, te he cortado, ¿decías?.
- Que mi jefe es idiota.
- Cosas que pasan.

(A brincos con el síndrome del impostor, que no la borrica)

9 comentarios:

Mimí dijo...

¡¡¡Qué humor!!!
Me has recordado a "alguien", en realidad si soy sincera a muchos "alguien", bueno si soy realmente sincera, sincerísima; entonces a tantos "alguien" que ya ni recuerdo sus nombres, jejeje.

yole dijo...

Muuuuuu idiota, sí.

ChicaGuau dijo...

Los jefes siempre lo son..
¡Un beso! :)

ChicaMonstruo dijo...

Mi profesor de lengua es un cabrón.
Pero no tengo a nadie a quien decirselo.
Maldito fútbol y malditos psteles de cabrachos...

mary dijo...

pues la mia es una bruja con el pelo cortado a lo tazón y cara de vinagre, se viste en una tienda que se llama"si lo buscas seguro que ni de coña lo encuentras" de feo que es, lleva collares de vieja y pantalones apretados, y utiliza una forma genial para hablarte siempre de manera despectiva y hacerte parecer un vil gusano, pero yo utilizo una tactica de monje budista que es la indiferencia total y es lo que mas le molesta, asi que animo, es asi , los jefes tienen que ser bobos, porque debe de haber una especie de guion surrealista que asi lo decreta un beso

Lady Pirata dijo...

Y supongo que el próximo pastel de cabracho que se lleve a la boca, el que mira el fútbol con los balones de cera metidos en los receptáculos auditivos, tendrá una dosis de cicuta merecida.

Ah, te voy conociendo.

VivoconHades, el humor, que no falte nunca, con o sin veneno: ¡Ea!

Leo dijo...

Es que las conversaciones de los jefes no suelen ser interesantes.
Me encana la frase de: no quiero ser si no soy tu.
Buen texto.

polaroidgirl dijo...

te invito a un nuevo blog que he creado para crear relatos interactivos por si te apetece participar.

http://literalesmentes.blogspot.com

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

(Mimí) es el objeto de este Oráculo el ánsima por la identificación ajena, así que me congratulo con su mensaje.

Jijiji, Piratilla, ya sabes de mi gusto por la gastronomía en general y a los aderezos perversos en particular.


Chica monstruo y en general todas las que tengais jefes malos, pasadme las direcciones que tengo una remesa de pastas de te con aires de fresa que... en fin.. me vienen sobrando y...

Se ha producido un error en este gadget.

Océanos

Océanos
Los sin fondo