viernes, 16 de octubre de 2009

DESDE COLUNGA


- ¿Yo en Colunga?, ¡ya quisiera!.
Pero los bucles se tornean una vez más pintando a bastos bien en la Villa, bien en Colunga.
- Traeme algo - le pediste.
- Si, un cacho piedra - contestó el muy bobo.
- Bueno, preferiría queso de hoja, pero un cacho de piedra está bien.- Y te encogiste de hombros.
- Date tiempín.- Te digo.
- ¿Para qué?.- Me contestas.
- Para no darle otra vuelta al bucle.
- ¿Y qué si no?.- te vuelves a enconger de hombros.
- Pues también es verdad. Otra vuelta tampoco va a matarnos.
- Parecemos los pimpinela.
- Si, en versión Astur, no te jode- me río.
Y gira sobre sus punteras las bailarina del cantábrico. Gira sin demayo sobre el rizo de la ola. No tiene ánimo de parar, aunque llegue el lunes, así que tu verás.
"¿En Colunga yo?, ¡ya quisiera!".

4 comentarios:

yole dijo...

¿Yo en Cangas?
¡Ya quisiera!
Bajo su puente
suena una gaita
y tus cabellos,
como la sombra
de un árbol,bailan.

Besos gaiteros.

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

Ante la estatua a D. Pelayo saco mi espada de juguete.

MANUEL MAÑERO dijo...

Asturias es un rincón apátrido. sólo entiende de amor.

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

Amén

Se ha producido un error en este gadget.

Océanos

Océanos
Los sin fondo