martes, 25 de noviembre de 2008

Can Cerbero


Mi perro es Cerbero. Hades dice que es suyo, pero soy yo la que le da de comer.

Hace días que el Can Cerbero se ha marchado.
Agito el saco de la comida que alimenta sus tres cabezas esperando oir el cascabel de la sierpe de su cola, pero el eco de la gruta tan sólo devuelve mis palabras que se rebotan como una piedra en un estanque en la caliza superficie de esta mi fría casa.

Cerbero es más bruto que listo. Como todo bruto con pretensiones, se vale de la fuerza para conseguir su objetivo. En su caso es la guarda de nuestra morada apenas violada (si acaso un Orfeo de allá para cuando).
A pesar de sus limitaciones, siempre le supuse la fidelidad del que cuida a uno de los suyos.
Sicario canino. Bobo pero dispuesto. Buen perro.
¿Dónde estás?.


Perséfone suspira. Queda toda una vida hasta la próxima primavera.

5 comentarios:

analix dijo...

volverá.
no siempre vuelven, pero sé que él volverá.
por qué lo sé? no estoy segura, es un presentimiento.
pero volverá.

tal vez como yo

Elenita dijo...

Buenas tardes Diosa del Oráculo...

No te preocupes sabes que tarde o temprano Cerbero volverá y hará como si nunca se hubiese marchado. Volverá porque se dará cuenta que aunque por fuera parezca sólo una gruta insignificante, en realidad dentro de ella tiene todo lo que necesita: a ti, su comida, el cariño...Ya sabes que nunca sabes lo que tienes hasta que lo pierdes y cuando lo pierdes es cuando empiezas a luchar por recuperarlo...

La primavera llegará antes de lo que todos esperamos y más con el cambio climático...

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

Panza arriba, al sol... justo lo que Perséfone viene necesitando, y no este frío que se cuela por cualquier entrada de emergencia hasta el mismísimo hueco en los que otros tienen corazón.

Mi perro siempre vuelve. Me mira con ojos de zarzaparrilla y me lame la mano que yo crispo antes de tirar de la correa. ¡Chico malo!, le digo. Y se tumba. El jaguar que sólo yo veo y que siempre anda pegado a mis botas le saca la lengua y en cierta forma sonríe. Su cara dice: la pieza de carne fresca será hoy para mi.

Hay que tomarse un segundo para contar hasta 25 mi querida Analix, porque sino corremos el riesgo de volvernos cuerdos.


Elenita... con lo chica que eres y las verdades tan gordas que escupes. No te preocupes. Es un perro. Sólo un perro con pretensiones porque tiene 3 cabezas y eso le hace ir como a tres palmos del suelo, pero como todo perro es simple y se que buscará resguardo cuando el frío arrecie.

Anónimo dijo...

Bobos todos los que se marchen de tu lado.

Nena Da-Caronte.

¢яóni¢aѕ ∂є ∂ías ℓℓuvioѕoѕ dijo...

Aquel que se marcha sin que lo echen, vuelve sin que lo llamen.

Se ha producido un error en este gadget.

Océanos

Océanos
Los sin fondo